La Región tendrá este curso un horario lectivo por encima de lo que recomienda la ley

Alumnos durante una clase en un instituto murciano./Guillermo Carrión / AGM
Alumnos durante una clase en un instituto murciano. / Guillermo Carrión / AGM

Será superior a la norma aprobada este año en el Congreso, según denuncia el sindicato de enseñanza STEs. Se impartirán 20 horas semanales en Secundaria, superando las 18 recomendadas, y 25 en Infantil y Primaria, dos por encima de las aconsejadas

EP

La Región de Murcia tendrá este nuevo curso escolar un horario lectivo por encima de lo que recomienda la ley, al igual que comunidades como Madrid, Castilla y León, Galicia, Baleares o Castilla-La Mancha. En concreto, a la norma aprobada este año en el Congreso que revierte recortes en educación impuestos en 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy, como el aumento de las horas que los docentes debían pasar impartiendo clase en el aula a la semana.

Así lo denunció este martes el sindicato de enseñanza STEs en una rueda de prensa celebrada en Madrid en la víspera del inicio del curso escolar 2019-2020, que comienza mañana en algunos colegios de Navarra y hasta el 12 de septiembre en el resto de las comunidades autónomas.

El sindicato señaló que las comunidades de la Región de Murcia, Madrid, Castilla y León, Galicia, Baleares y Castilla-La Mancha, mantienen las 20 horas lectivas semanales en Secundaria, cuando la ley recomienda a las comunidades que no superen las 18, y las 25 horas en Infantil y Primaria, cuando no deberían superar las 23. Por encima de las 18 horas semanales en Secundaria, también se encuentran la Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón y La Rioja, cuyos profesores tendrán que dar 19 horas lectivas a la semana este próximo curso.

Además, Asturias, Canarias, Comunidad Valenciana y Andalucía también mantendrán las 25 horas lectivas en Infantil y Primaria, mientras en Cantabria serán 24 en esas mismas etapas educativas. Sólo País Vasco, con 17 horas semanales en Secundaria y 23 en Infantil y Primaria, y Navarra, 18 en Secundaria y 19,5 en Infantil y Primaria, obedecen la recomendación que hace la ley, porque ni si quiera el Ministerio de Educación y Formación la asume.

El Ministerio tampoco cumple

Según el secretario confederal del sindicato, José Ramón Merino, el curso «va a empezar con unos horarios lectivos por encima de esas 18 y 23 horas» incluso en Ceuta y Melilla, donde las competencias escolares siguen dependiendo del Ministerio de Educación que dirige la socialista Isabel Celaá, que impulsó la 'Ley de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria' que acabó con el aumento del horario lectivo impuesto en 2012.

En concreto, esta ley pretendía acabar con las últimas medidas vigentes del Real Decreto de racionalización del gasto educativo aprobado por el gobierno del PP. Entre ellas, el aumento del horario lectivo del personal docente hasta las 25 horas en Educación Infantil y 20 horas en las restantes enseñanzas.

Sin embargo, la ley diseñada por Celaá no obliga a las comunidades autónomas a reducir el horario, tan solo lo recomienda. El Congreso rechazó una enmienda del Partido Popular para que las 23 horas lectivas para los maestros de Primaria y las 18 para profesores de Secundaria se establecieran en todo el territorio nacional. Algunas de las comunidades del PP, sin embargo, son las que mantienen el horario lectivo por encima de esas cifras.

Desde el sindicato STEs, Alberto Carrillo recordó que todos los profesores tienen el mismo horario laboral que «cualquier funcionario», es decir, 37,5 horas semanales, mientras el horario lectivo es el tiempo que permanece dando clase, que en su opinión se aumentó en 2012 para que «hubiera un número mucho mayor de alumnos a cargo del mismo docente».

Cambios en las oposiciones

El sindicado de enseñanza STEs destacó también que el curso comienza con 28.000 funcionarios tras haber superado las oposiciones, aunque lamentan que tras este proceso selectivo perdieron su empleo «cientos de personas que han venido desempeñando su trabajo como personal interino» en los últimos años y que «se ven abocados al paro».

Por ello, STEs pedirá al Ministerio de Educación y Formación Profesional desarrolle la normativa que establece el Estatuto Básico del Empleado (EBEP) que considera, recordó el sindicato, el «acceso diferenciado» como una vía para acceder al funcionariado «y que suponga de una vez por todas la consolidación del empleo de estas personas».

Además, el sindicato reclamó que en las oposiciones del próximo año las pruebas no sean eliminatorias, «porque es más justo para seleccionar a las personas más capacitadas para la docencia», argumentó el secretario confederal de STEs, José Ramón Merino.