«No recuerdo un concierto en el que haya salido del todo satisfecho»

Arturo Abellán./ Julián abellán
Arturo Abellán. / Julián abellán

El joven pianista Arturo Abellán Sánchez logró tocar la melodía del Rondo Alla Turca, de Mozart, sin conocimientos previos de música

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Apenas contaba con cuatro años cuando acarició por vez primera las teclas de un piano. Era el de su hermano. Y, para pasmo de sus padres, sin conocimientos musicales previos, logró tocar la melodía del Rondo Alla Turca, de Mozart. Así comienza la historia de Arturo Abellán Sánchez, un joven pianista de Caravaca de la Cruz que dedica sus horas y sus desvelos a la música. Y tiene un futuro espléndido.

-¿Por qué eligió el piano sobre otros instrumentos?

-Mi hermano ya estaba estudiando piano. No tuve más que dejar que ocurrieran las cosas para que el destino me dirigiera hacia él, tras lo que el interés por el instrumento ha ido desarrollándose. Además, cada vez, con cada paso que se avanza en la calidad de la interpretación se descubren nuevos sonidos, efectos fascinantes debido al hecho de tratarse de un instrumento de cuerda percutida, lo que concuerda con lo que nuestra imaginación puede transcender detrás del mero sonido físico.

-¿Cuándo dio su primer recital y qué recuerda de él?

-Fue a la edad de doce años y lo interpreté en la graduación de Primaria. Fue un recital solista de cerca de una hora en Caravaca, mi ciudad natal. Sin embargo, cuando debuté realmente como solista con orquesta fue a la edad de trece años. Más tarde, con catorce interpreté un recital en varias salas a nivel nacional, comenzando por el Teatro Thuiller de Caravaca y finalizando con la renombrada sala Eutherpe, en León.

-¿Qué actuaciones le han gustado más hasta ahora?

-Hay muchos conciertos que me han gustado, así como también hay muchos otros de los que no está uno satisfecho. Es cierto que no recuerdo algún concierto o actuación de la que haya salido totalmente satisfecho. Por el contrario, cuando al finalizar la actuación hablo con el público y llega a mis oídos la emoción que ha despertado en los oyentes, esto me llena de satisfacción. Esto ha ocurrido en muchos de los conciertos de los que recuerdo. También destacaría un recital del pasado mes de octubre en la Sala Roja de los Teatros del Canal de Madrid.

-¿Qué proyectos lleva entre manos en la actualidad?

-Aguardo un concierto en Águilas para la Promúsica. El proyecto que más destacaría, entre muchas otras clases magistrales y concursos, sería el de irme a estudiar a partir del curso que viene a la prestigiosa escuela superior de música Reina Sofía, ya que he tenido la suerte de haber sido el único seleccionado para estudiar con la maestra Galina Eguiazarova.

-También ha recibido varias becas, ¿cuál destacaría?

-La beca que he recibido recientemente y que alivia la preocupación que tenía por el elevado precio del curso de estudio en la escuela Reina Sofía, habiendo recibido afortunadamente la beca completa de matrícula para realizar mis estudios allí.

-Y entre los premios que atesora, ¿cuál le hizo especial ilusión?

-Sinceramente, los premios, más que el premio en sí y la relevancia, son lo que hay detrás: las experiencias vividas en el tiempo que uno pasa en el lugar del concurso, los recuerdos que deja cada persona que se conoce... Recuerdo unos memorables días en Segovia, en el año 2016, donde además de recibir el primer premio a la mejor interpretación de una obra española y la beca 'Trinity College', conocí a unas personas maravillosas. Esto ha ocurrido de la misma manera en innumerables competiciones, como pueda ser el concurso internacional de piano de Ibiza, el II Piano Festival en Italia o el concurso internacional de piano Ciudad de Alcalá, donde obtuve el primer premio y premio a la mejor interpretación de obra española.

-¿Sus autores favoritos?

-Resulta difícil hablar de autores favoritos, ya que todos y cada uno de los más relevantes compositores tienen ciertos aspectos únicos que los caracterizan y que, por tanto, los convierten en grandes. Pese a ello, me atrevería a destacar a S. Rachmaninov, por la imaginación sin límites de un genio de tal calibre que compaginaba interpretación con dirección de orquesta y composición.

-¿Alguno más?

- También destacaría a Liszt, cuyo virtuosismo y personalidad está descaradamente reflejado en sus obras, así como, por inesperado que parezca, reconocería como un grande en la historia a nuestro coetáneo John Williams, cuya imaginación representa en cada armonía exactamente lo que el momento requiere.

 

Fotos

Vídeos