Reacciones a la sentencia del Supremo sobre el impuesto de las hipotecas

Protestas frente al Tribunal Supremo durante el pasado lunes./Rodrigo Jiménez / EFE
Protestas frente al Tribunal Supremo durante el pasado lunes. / Rodrigo Jiménez / EFE

Las formaciones políticas, los sindicatos y la patronal valoran la decisión del Tribunal Supremo, que obliga a los clientes a asumir los impuesto de actos jurídicos documentados de las hipotecas

LA VERDADMurcia

Podemos

El líder de Podemos en la Región de Murcia, Óscar Urralburu, señaló este miércoles que la sentencia del Supremo sobre el impuesto de las hipotecas provoca una sensación «muy amarga», ya que ese tribunal no responde a los intereses de la mayoría social, sino de la banca.

Urralburu calificó de «día triste» el vivido tras conocerse el fallo judicial porque «España pierde en democracia con tal decisión», en la que aprecia «connivencia con los intereses financieros».

A su juicio, la ley hipotecaria española es una de las más injustas del mundo, y recordó que en el movimiento del 15-M quedó claro que las instituciones tenían que ponerse al servicio del pueblo y no plegarse a los intereses financieros.

Croem

El presidente de la patronal murciana Croem, José María Albarracín, apuntó que el Tribunal Supremo debería aprender la lección tras lo que ha ocurrido con la sentencia del impuesto de las hipotecas para que no vuelva a suceder.

Albarracín, que hizo estas declaraciones tras reunirse con el líder de Podemos en la Región en la sede de la Confederación, a preguntas de los periodistas sobre el fallo del alto tribunal, dijo mostrar un «respeto absoluto» respecto a la misma.

Sin embargo, remarcó que «el fallo contradice otro anterior», y eso es, según dijo, lo que genera «frustración y dudas», por lo que, a su juicio, el Supremo debería evitar en el futuro tales situaciones, en tanto en cuanto se trata de una institución que debe ser respetada.

Consumur

La Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios Consumur mostró este miércoles su indignación por la decisión final del Tribunal Supremo de que ha de ser el consumidor, y no la entidad bancaria, quien debe pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados de los préstamos hipotecarios, retrocediendo así en la decisión adoptada hace tan sólo unas semanas.

Para Consumur, esta vuelta atrás a favor de la Banca «supone claramente el descredito del orden judicial español y genera una gran inseguridad jurídica».

«Es inaudito que un mismo tribunal, en el margen de menos de 15 días, falle a favor y luego en contra de un mismo caso. Consideramos que en este sentido no ha habido claramente una independencia judicial respecto a los poderes económicos», declara Roberto Barceló Vivancos, presidente de Consumur, quien, además, entiende que «se debe legislar para proteger mejor los derechos de los consumidores y usuarios».

La organización hace un llamamiento a la ciudadanía para que «se manifieste activamente respecto a estas situaciones, que lo único que provocan es menoscabar la confianza en el Estado y generar incertidumbre».

Finalmente, Consumur asegura que confía en que el Tribunal Superior de Justicia de la UE, al igual que sucedió en 2013 con respecto a la cláusula suelo, «rectifique esta sentencia tan incomprensible, aunque así se ponga en entredicho la credibilidad del sistema judicial español una vez más».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos