El día que los peces llegaron caídos del cielo

La lluvia de peces es un fenómeno no demasiado infrecuente que se produce por un efecto atmosférico similar al de un tornado

El día que los peces llegaron caídos del cielo

Cuando Juan Luis Guerra cantó aquello de 'ojalá que llueva café en el campo' seguro que nunca pensó que lo que iba a llover del cielo iban a ser peces. Eso es lo que vivieron esta semana los aldeanos del distrito de Chilaw en Sri Lanka, cuando tras una tormenta se encontraron sus calles, sus tejados y sus campos llenos de peces.

Una situación que no deja de sorprender a los ciudadanos de a pie, aunque para los expertos es algo de fácil explicación. Cuando se produce un tornado o una tromba marina lo que le da visibilidad a ese fenómeno es el material que arrastra a su paso. Sean peces, ranas, escombros, árboles "Es un fenómeno no demasiado infrecuente", señala Roberto Brasero, el hombre del Tiempo de Antena 3. "Más que en la precipitación de los peces lo más interesante es cómo suben a la atmósfera para luego caer", señala.

Columnas rotatorias

El fenómeno de la 'lluvia de peces' se produce por un fenómeno atmosférico similar al de un tornado. "Se trata de una columna rotatoria que no es otra cosa que aire girando a gran velocidad y que se produce por un descenso brusco de la presión", reconoce Brasero. "Se suelen producir con trombas marinas o tornados y se originan en nubes cumulonimbus propias de las tormentas", señala Ana Casals, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

"La fuerza del aire es capaz de elevar a estos animales que se suelen encontrar en la superficie de ríos, charcas o en el mar", señala Ana Casals. Una afirmación que comparte Roberto Brasero: "Los animales no suelen ser trasladados ni durante mucho tiempo ni mucha distancia, por lo que en muchos casos sobreviven la mayoría de los animales salvo que sean unos cumulonimbus muy grandes", afirma. "Estas columnas rotatorias giran de abajo hacia arriba y una vez que los objetos -peces, ranas y rastrojos- entran en ella el proceso de precipitación hacen que salgan de ellas y caigan".

Lo que resulta menos posible es que veamos un fenómeno de este tipo en España. "Con una tormenta veraniega se puede desencadenar este tipo de vientos y efectos, porque hemos visto muchas veces cómo se han formado columnas rotatorias", afirma Brasero. "Se tienen que dar muchas circunstancias para que eso ocurra: el viento fuerte, los animales en la superficie", dice Ana Casals.

Leyendas de todo tipo

Lo vivido en Sri Lanka no es la primera vez que ocurre en el país asiático, de hecho, en 2012 se dio una 'lluvia de gambas' en el sur del país. También se han producido fenómenos similares en Australia, y EE UU, donde se vivió una 'lluvia de ranas'. Más curiosa es la denominada lluvia de peces en Yoro (Honduras), que se produce todos los años y que incluso ha provocado un festival anual.

Aunque la explicación científica parece la más lógica, la lluvia de peces ha dado pie a leyendas de todo tipo. Hay quien defiende que este fenómeno se debe a la participación de seres extraterrestres, a un regalo o castigo de los dioses y hay incluso quienes se aventuran a buscar una explicación a la existencia de anomalías en el espacio-tiempo que traerían los animales desde otras dimensiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos