El Salamanca desaparece

Un jugador del Salamanca se lamenta./ Archivo/
Un jugador del Salamanca se lamenta./ Archivo

El club charro no ha podido hacer frente a sus deudas y no volverá a jugar tras 90 años de historia

MANUEL CASTILLAMADRID

La crisis económica no entiende de históricos. La Unidad Deportiva Salamanca anunció su disolución tras no conseguir la aprobación del convenio de acreedores en la reunión que se celebró este martes. «La junta de acreedores no alcanza el quórum necesario y se procederá a la apertura de la fase de liquidación del concurso de la UD Salamanca». Así ponía fin la entidad a 90 años de historia, temporadas en las que alternó la Primera División con la categoría de plata . «Hoy es el día más triste de mis 90 años de historia. Estoy en cada una de vuestras lágrimas. Viviré siempre en vuestros corazones», se despedía el club de sus seguidores en Twitter.

El Salamanca entró en suspensión de pagos en 2011 debido a sus excesivas deudas. El Juzgado de lo Mercantil de la ciudad salmantina notificó al club unionista que había sido declarado en concurso de acreedores ante su incapacidad para efectuar el pago de las deudas que tiene el club, que sobrepasan los 25 millones de euros. El déficit negativo era excesivo para un equipo que militaba en la tercera categoría del fútbol español.

El estadio Helmántico no volverá a ver más cómo los aficionados llenan sus gradas para ver jugar a su equipo. Este coliseo, con 42 años, vio los primeros pasos de futbolistas como Catanha o Ismael Urzaiz, delanteros ya retirados que fueron una referencia en España. No solo fue la casa de los goleadores, también acogió al famoso exdefensa del Real Madrid, Míchel Salgado, bicampeón de Europa con los blancos.

En sus banquillos tampoco se sentarán entrenadores de la talla de José Manuel Lillo (consiguió ascender al equipo a Primera) o Jorge DAlessandro (vistió la camiseta salmantina durante diez temporadas, nueve de ellas en la élite). Otros de los técnicos que condujeron a La Unión fueron el madridista García Remón o el exjugador Felipe Miñambres, actual director deportivo del Rayo.

Se subasta hasta el himno

Ya se preveía que la Unión Deportiva Salamanca no llegaría al consenso necesario para la firma del convenio de acreedores y el Juzgado de Primera Instancia Número Cuatro de Salamanca realizó un edicto en el que se daban a conocer las condiciones de la subasta de los bienes de la sociedad. Entre ellas se podían ver desde el estadio Helmántico (alrededor de 15 millones de euros), los vídeomarcadores (80.000 euros), o incluso la hierba artificial del terreno de juego (115.000 euros).

Pero lo más curioso es que también figuran objetos como un DVD grabador (241 euros), un fax (131 euros), o el mismísimo himno del club (25.000 euros). Si consiguen venderlo todo recaudarán un mínimo de 16 millones de euros.

Desgraciadamente, el Salamanca ha seguido los pasos de equipos clásicos como el Badajoz (1905), el Logroñés (1940), el Compostela (1928) o La Cultural Leonesa (1933, refundado en 2011), entre otros, y no ha podido evitar la quiebra por la crisis económica. Así, lo charros se unen a una lista de clubes con larga historia y trayectoria que no pudieron hacer frente a los pagos y tuvieron que disolverse.

El Salamanca, fundado en 1923, cuenta con un palmarés discreto: cuatro títulos de Segunda B y ocho de Tercera. Además, disputó 12 campañas en la máxima competición del fútbol español. Ahora solo queda la ilusión de que algún día se pueda refundar la entidad, aunque, por el momento, la afición pierde a los clubes más antiguos de España.