Denuncia de la Liga Española Pro Derechos Humanos