Mario Pascual Vives, de anónimo a mediático

El abogado de Iñaki Urdangarin no es una estrella del sector, pero está ante el caso de su vida

CRISTIAN REINOBARCELONA
Foto:EFE/
Foto:EFE

Cuando el 10 de diciembre Iñaki Urdangarin anunció que había "designado como asesor jurídico y como la persona autorizada a hablar en su nombre" a Mario Pascual Vives, letrado del colegio de abogados de Barcelona, algunos de los principales despachos de la capital catalana se quedaron boquiabiertos. El yerno del Rey confiaba su defensa, en uno de los casos más delicados y con mayor repercusión social y mediática, a un abogado que no era excesivamente conocido, un jurista que tampoco trabaja en uno de los tres o cuatro bufetes más prestigiosos de la ciudad. "En la profesión es más bien desconocido, tanto como fiscalista como penalista", aseguran fuentes de la abogacía barcelonesa.

Hasta la fecha, Pascual Vives -cuyo despacho se niega a facilitar su currículo profesional- apenas había tenido trabajos de gran trascendencia pública. Con la defensa del duque de Palma se encuentra ante el gran caso de su carrera. "Un chollo", en palabras de una destacada letrada, porque le dará relevancia. "Con un caso así igual no llaman más a la puerta de tu despacho, pero la gente se fiará más de ti, te hace una muy buena publicidad", añade la abogada.

Pascual ya intervino en otro proceso muy popular, el del hundimiento del barrio barcelonés del Carmel por culpa de las obras del metro, una desgracia que afectó a más de 1.000 familias sin que hubiera daños personales.

El ahora portavoz de Urdangarin actuó entonces como abogado del director de las obras, el ingeniero de caminos Javier Gete-Alonso, y entre otras actuaciones le acompañó en su comparecencia ante la comisión de investigación que el Parlament catalán celebró para depurar responsabilidades. Letrados que participaron en aquel proceso no recuerdan mucho de él ni que tuviera un papel relevante, si bien el caso acabó bien para su cliente, pues el juez archivó las actuaciones contra los cinco imputados, entre ellos Gete-Alonso, por los daños ocasionados a los vecinos, que fueron indemnizados sin llegar a juicio.

Mario Pascual Vives, especializado en derecho civil, mercantil, procesal y penal, trabaja en el despacho Brugueras, García-Bragado, Molinero y Asociados, una firma que, según la mayoría de las fuentes del sector consultadas, tiene una buena reputación. En cambio, un prestigioso abogado barcelonés, con muchos años de experiencia, no tiene la mejor de las opiniones. "Se dedican a temas de fraude empresarial", señala este letrado con despacho propio desde hace años. Y sobre todo, remata, "su punto fuerte está en ayudar a clientes cuando ya les han pillado en el fraude".

La elección de Urdangarin podría estar relacionada con este último extremo, dado que de las acusaciones que se le imputan la que tiene peor aspecto para el duque es la de evasión fiscal.

Además de por su currículo, tiene más de 30 años de experiencia, Urdangarin ha confiado en Pascual porque le conoce desde hace años. "Me pidió si le podía echar una mano y me escogió por una cuestión de confianza", aseguró el abogado en su primera comparecencia tras ser designado portavoz. "Conozco al duque de la ciudad y de relaciones personales", dijo. "Mi objetivo es serle útil aquí, sobre todo con la lejanía que representa que él resida en Estados Unidos", concluyó.

Pascual, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y miembro del patronato de la Fundación Antoni Serra Santamans, una entidad de asistencia social y sanitaria, comparte con el yerno del Rey la afición al tenis. Fue secretario de la Federación Española de Tenis y es socio del Real Club de Tenis Barcelona, uno de los lugares de encuentro de la gente de dinero del elegante barrio de Pedralbes, al que acudía con frecuencia Urdangarin, vecino de la zona. En 2008, formó parte de la candidatura de Sixte Cambra a la presidencia del club.

Un encanto con la prensa

Los periodistas que todos los días hacen guardia delante de su despacho, en el paseo de Gracia, para tratar de arrancarle una declaración, coinciden en que hasta la fecha, como persona, Pascual Vives ha demostrado que es "muy amable" y "un encanto". Desde el punto de vista informativo "no tiene miedo a expresar lo que piensa" y en ocasiones incluso parece como que sus palabras "no estén muy medidas". "Como si no llevara las respuestas preparadas", afirma una de las profesionales que hace guardia.

Al parecer, Urdangarin ya habría contratado un penalista de postín de Madrid para que le defienda durante la comparecencia ante el juez del 'caso Palma Arena', José Castro, y por si finalmente es procesado.

Pascual siempre lo ha negado. "Trabajo como si fuera la persona que va a llevar el caso", insiste una y otra vez. La cuestión es que en ocasiones da la sensación de no manejar toda la información del caso, como si su cliente no le hubiese contado todo, de ahí que, como reconocen los que le siguen diariamente, "le pillamos muchas veces". En cualquier caso, el abogado es "muy considerado y no se esconde", añaden los informadores.

"No rehuye ningún tema", dicen. Eso sí, creen que "no está acostumbrado a tratar con prensa y puede que esta labor le vaya algo grande". "No es fácil lidiar todos los días con una docena de cámaras y micrófonos. Habla con naturalidad, pero parece algo abrumado por los focos", concluyen.

Fotos

Vídeos