Prisión para el conductor que causó un accidente en el que falleció un bebé en Cartagena

Imagen tomada minutos después del accidente en el que perdió la vida un bebé. / pablo sánchez / agm
Imagen tomada minutos después del accidente en el que perdió la vida un bebé. / pablo sánchez / agm

El juez le imputa un delito de homicidio imprudente por haber dado positivo en alcohol y por circular de forma temeraria

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Un hombre de 38 años, vecino de Murcia, a quien se atribuye la responsabilidad del accidente que se saldó en Cartagena con cuatro heridos graves y con la muerte de un bebé de cuatro meses, ingresó en prisión el jueves por la noche como presunto autor de un homicidio por imprudencia y de varios delitos de lesiones.

Los hechos se produjeron en la noche del 2 de septiembre, hacia las nueve de la noche, cuando un turismo que circulaba a gran velocidad por la CT-32 colisionó contra otros vehículos a la altura del polígono industrial de Los Camachos. La peor parte se la llevó una familia cartagenera, pues sufrieron lesiones de diversa consideración el matrimonio y sus tres hijos menores de edad: dos niñas de doce y ocho años y un bebé de cuatro meses, que falleció al día siguiente a consecuencia de las gravísimas lesiones que sufrió en la colisión.

Tampoco el presunto causante del siniestro salió bien librado, pues sufrió fracturas en las piernas y otras lesiones que lo han mantenido hospitalizado hasta el jueves a mediodía, en que recibió el alta médica. En ese momento se hizo cargo de él la Guardia Civil, que lo condujo hasta el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Cartagena para que su titular le tomara declaración. Fuentes próximas al caso indicaron que el sospechoso reconoció haber estado bebiendo esa tarde en un local de La Manga, en concreto champán y ron, y que también podría haberle dado algunas caladas a un porro de cannabis, lo que explicaría que más tarde, tras el accidente, diera positivo a esas sustancias.

El hombre alegó que estaba atravesando un mal momento personal, que le habría sumido en un estado próximo a la depresión.

Entre el material probatorio aportado por la Guardia Civil se encuentran algunos vídeos, grabados por usuarios de otros vehículos en los momentos previos al siniestro, en el que se le ve conduciendo a gran velocidad, adelantando en zigzag y con grave riesgo para la circulación. En alguna de esas grabaciones se escucha incluso gritar a los ocupantes de los coches cuando son adelantados por el automóvil que llevaba el hombre hoy ya encarcelado.

La defensa ha sido asumida por el letrado Francisco Valdés Albistur, quien se limitó a destacar el delicado momento emocional por el que estaba atravesando su cliente y a explicar que va a presentar un recurso contra el auto de prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos