Las presas para evitar las riadas en el Guadalentín llevan 15 años estancadas

Las presas para evitar las riadas en el Guadalentín llevan 15 años estancadas
J. Merlos

Los regantes de Mazarrón exigen de nuevo los diques y se niegan a financiar parte de las obras, como les reclama Acuamed

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Los diques y presas de laminación que deben evitar los graves daños que causan las riadas en la comarca del Guadalentín siguen bloqueados después de muchos años de promesas por parte del Ministerio, la Confederación Hidrográfica y Acuamed. Algunos de estos proyectos, como las presas de las ramblas de las Moreras y de Nogalte, en Mazarrón y Puerto Lumbreras, duermen en los despachos desde hace quince años, sin que esté todavía el estudio técnico y pese a que fueron presupuestados por el Estado.

Mañana se cumplen seis años de la nefasta riada de San Wenceslao que arrasó fincas e infraestructuras en la zonadel Guadalentín como consecuencia de unas crecidas de hasta 4.500 metros cúbicos por segundo. Pese a este aciago episodio, poco o nada se ha hecho desde entonces por parte de los organismos estatales que se reparten las obras. El nuevo presidente de la CHS, Mario Urrea, manifestó días atrás que se trata de proyectos antiguos que han sufrido altibajos, y que se propone impulsarlos ahora, aunque advirtió de que las obras no se construirán hasta dentro de cinco años. La CHS tiene a su cargo las presas de Béjar, Torrecilla y Nogalte, además de varios diques, pero se ve con las manos atadas por la falta de fondos del Ministerio para acometer las inversiones.

Piensa relanzar los proyectos, pero faltan cinco años para las obras Mario Urrea. Presidente de la CHS

La parte que corresponde a Acuamed son las presas de Lébor y Las Moreras, en las que tampoco se ha avanzado con la celeridad que exige el problema. El presidente de la sociedad estatal, Francisco Javier Baratech, explicó ayer a 'La Verdad' que ambos proyectos siguen en cartera, aunque advirtió de que el trabajo para sacarlos adelante «será largo y amplio; llevará su tiempo». Negó que estén paralizados.

Recurren a la CHS

La 'trama del agua' destapada en Acuamed durante la etapa de Arcadio Mateo está pasando factura a los proyectos que dependen de este organismo, donde todo se mira con lupa, lo cual ha ralentizado obras y contratos. Las desaladoras también están sufriendo las consecuencias. Los regantes de Lorca, Mazarrón y Fuente Álamo se lamentan de que se pierda la oportunidad de retener y embalsar grandes volúmenes de agua en las ramblas cada vez que se produce un fuerte episodio de lluvias. Tan solo en Las Moreras y Nogalte se podrían acumular 35 hectómetros cúbicos que serían muy útiles para la agricultura, a la vez que evitarían los destrozos en propiedades e infraestructuras.

Señala que el estudio de la presa de Las Moreras llevará tiempo Fco. Javier Baratech. Presidente Acuamed

El presidente de la Comunidad de Regantes de Mazarrón, José Hernández, se reunirá el lunes con el responsable de la CHS para pedirle que reactive estos proyectos. Dicho colectivo quiere que la Confederación asuma las obras encomendadas a Acuamed, ya que considera que le corresponde hacerlas al organismo de cuenca para mejorar el aprovechamiento de las presas de laminación. Los regantes se niegan asimismo a financiar parte del proyecto, como les reclama Acuamed. Destacan que la presa de Las Moreras está declarada de interés general en el Plan de Defensa Contra las Avenidas, por lo que no tienen que poner dinero.

En un cruce de cartas que tuvo lugar en diciembre, esta comunidad de regantes le reprochó igualmente a Acuamed que dicha presa lleve cuatro años incluida en el Boletín Oficial del Estado, «sin que al día de la fecha se haya llevado a cabo la más mínima actuación». Acuamed dijo hace diez meses que iba a comenzar el estudio, y los regantes replican que ya los hizo la CHS.

El alcalde de Lorca pide un embalse de reserva para la desaladora

El alcalde de Lorca, Fulgencio Gil Jódar, se reunió ayer con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Urrea, para tratar una agenda repleta de asuntos «de máximo interés» -dijo Gil Jódar- que precisan «de una respuesta urgente». Entre las cuestiones pendientes que planteó estuvo la construcción del embalse de reserva de Cerro Colorado, «para evitar situaciones como las vividas el pasado verano, en que se produjo la rotura de la planta desalinizadora de Águilas».

Otro asunto prioritario es el cierre de la carretera del pantano de Puentes, lo que supondría, según Gil Jódar, «graves perjuicios a los vecinos de la pedanía de La Tova». También reclamó la limpieza de los cauces y ramblas del municipio, la construcción de las presas de laminación de Nogalte, Béjar y Torrecilla para evitar inundaciones y «el desbloqueo del informe que tiene que hacer la Confederación para permitir la construcción del centro de salud de San Cristóbal».