Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Opinión

Edición Impresa

LA TRIBUNA DE 'LA VERDAD'

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Una de las experiencias más bonitas e interesantes en las que he participado últimamente es la visita de pacientes con alzhéimer y sus familias al Museo de Bellas Artes de Murcia (MUBAM). Enlazar arte, cultura, ciencia, enfermedad, educación y sociedad está siendo apasionante.
Siguiendo una estupenda y estructurada iniciativa del Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York (MOMA), comenzamos nuestro proyecto. Trabajamos con unos guías profesionales, curiosos y entusiastas, acostumbrados a desempeñar su labor con colectivos especiales. Captaron enseguida el mensaje: se trata de explicar a pacientes 'con poca memoria' algunos cuadros. Pero antes hay que conocer la enfermedad, sus posibilidades, sus limitaciones; y, luego 'ser la memoria de los pacientes' o, mejor dicho, guiarlos por los vericuetos del cuadro: formas, colores, épocas, significados, trajes, luces, etc.
Se eligió con criterios científicos (según lo que queramos estimular en los pacientes) una serie de cuadros, que fueron agrupados por temas (religiosos, profanos y paisajes y huerta) para realizar tres visitas, una cada mes. Como es nuestra costumbre, anotamos y evaluamos todo, antes y después cada una de las visitas: la memoria, las emociones, la atención, la conducta de los pacientes y las observaciones de los familiares, así como su grado de satisfacción; también, el impacto de esta experiencia en los guías del MUBAM, y en nosotros, los miembros del equipo (de la Unidad de Demencias de la Arrixaca y de la Fundación AlzheimUr) que trabaja con los pacientes y sus familias. Los resultados de lo evaluado los dejaremos para la ciencia, pero la satisfacción y las sensaciones de todos quiero expresarlas aquí.
La cuidadosa y paciente explicación de los guías; la mirada atenta de los pacientes -siempre en primera fila- y sus respuestas, captando la mayoría de las explicaciones y relacionándolas con recuerdos de su niñez o juventud; el aprecio de la luz y de los objetos pintados en los cuadros; la interacción con las familias, que también respondían a los guías, comentando que, gracias a esto, podemos salir y aprender cosas muy interesantes&hellip etc., fueron como momentos de gozo inolvidable.
Estas visitas están siendo una experiencia de las que inflaman el corazón y alimentan el espíritu; pero, ante todo, una práctica ya a disposición de todos los pacientes con alzhéimer y sus familiares, que, de forma mensual, se realiza en el MUBAM. En un futuro no lejano se ampliará a otros museos de la Región.

Carmen Antúnez Almagro es neuróloga y directora médica de la Fundación AlzheimUr.

Vocento
SarenetRSS