En sólo dos de los veinte puntos negros hay controles

A. LÓPEZMURCIA

En tan sólo dos de los veinte puntos catalogados por la Dirección General de Tráfico como negros hay instalados radares para controlar la velocidad de los vehículos que circulan por ellas.

Así lo demuestra un estudio realizado por la Asociación Automovilistas Europeos Asociados, un organismo independiente creado para la defensa de los intereses económicos y sociales de los conductores.

A nivel nacional el informe indica que sólo en el 34% de los puntos negros que existe en España hay controles.

El presidente de la asociación, Mario Arnaldo, explica que si la idea de la colocación de los sistemas de control de velocidad era instalarlos en los puntos kilométricos donde se habían producido accidentes mortales o por la peligrosidad de la vía, «no entiende la razón por la que este porcentaje es tan bajo». En su opinión, esto sólo se debe al «afán de las Administración de obtener beneficio económico de ellos».