El Pleno aprueba que Lorca se acoja a la ley de grandes ciudades

El PSOE se abstuvo porque cree que el Ayuntamiento se puede convertir en una «oficina de colocación» Los tres grupos acuerdan solicitar las facultades de Medicina y Farmacia para el campus de la salud

P. W. R.LORCA
REIVINDICACIÓN. Afiliados socialistas desplegan una pancarta a favor de que se implante Medicina en el campus. / S. M. LARIO / AGM/
REIVINDICACIÓN. Afiliados socialistas desplegan una pancarta a favor de que se implante Medicina en el campus. / S. M. LARIO / AGM

El Pleno del Ayuntamiento aprobó ayer, con los votos a favor del PP e IU y la abstención del PSOE, solicitar a la Asamblea Regional la aplicación a la Ciudad del régimen de organización de municipios de gran población, del que pueden beneficiarse las ciudades de más de 75.000 habitantes.

La edil del PP Rosa María Medina explicó que Lorca reúne los requisitos que se establecen en la Ley de medidas para la modernización del Gobierno local y abundó que la aplicación de la norma permitirá «cambiar la estructura organizativa del Ayuntamiento».

El modelo de organización y gestión municipal que contempla la Ley incluye, entre otras cosas, el fortalecimiento del Pleno como órgano de debate de las grandes políticas locales y de la junta de Gobierno como órgano ejecutivo.

La inclusión de Lorca en este sistema organizativo llevaría aparejada la figura del alcalde como principal órgano de dirección de la política, el gobierno y la administración municipal pero cediendo atribuciones gestoras y ejecutivas a la Junta de Gobierno Local, que tendría amplias funciones de naturaleza ejecutiva y que podría tener en su composición hasta un tercio de miembros que no ostenten la condición de concejales.

La aplicación de la norma permitiría aumentar el control económico presupuestario y la participación de los ciudadanos, dijo Medina, que resaltó que el estatuto hará posible la creación de la figura del defensor del ciudadano y del consejo social de la Ciudad, como órgano consultivo.

La declaración de Lorca como municipio de gran población supondría además el establecimiento de un nuevo modelo de desconcentración de funciones y la división de la Ciudad en distritos, con un porcentaje mínimo de recursos municipales para cada uno de ellos.

En el aspecto de gestión económica la Ley establece la separación entre los órganos de gestión (presupuestos, contabilidad, tesorería y recaudación) y los de control y fiscalización (intervención general). Si Lorca obtuviera el estatus de municipio de gran población, el alcalde formaría parte de la Conferencia de Ciudades, enmarcada en la Conferencia Sectorial para Asuntos Locales, en la que participan también representantes de la Administración central y de las comunidades autónomas, resaltó Medina.

Aunque IU apoyó la moción del grupo municipal del PP, durante el debate solicitó que la decisión sobre la misma fuera sometida a estudio durante un período de tres meses, en coincidencia con el PSOE. El concejal socialista Francisco Ruiz Alviar manifestó durante su intervención que el Ayuntamiento «no puede convertirse en una oficina de colocación» en relación a la inclusión en el organigrama político de cargos de libre designación.

El alcalde, Francisco Jódar, le recriminó la frase y le dijo que se guardara «el reproche para cuando tenga motivos para hacerlo» al tiempo que consideró la acusación «injusta e improcedente». Y añadió que «no arroje sospechas», y que «no ponga el esparadrapo antes de que le den la pedrada».

Otro asunto tratado fue la petición, por parte de los socialistas, de las facultades de Medicina y Farmacia para el campus de Lorca. El Pleno aprobó la solicitud por unanimidad mientras militantes y simpatizantes del PSOE que se sentaron en el palco de ciudadanos desplegaron una pancarta con el lema Lorca: por la facultad de Medicina.

Para el PSOE, el problema de falta de médicos es «acuciante», por lo que se hace «imprescindible» que la futura universidad de Lorca, que será el primer campus de la salud de la Región, cuente con una facultad de Medicina, dijo el portavoz, Leoncio Collado, durante su intervención.

Gerente de Urbanismo

La modificación de los estatutos de la Gerencia Municipal de Urbanismo fue uno de los puntos de mayor discusión. El concejal de Urbanismo, Francisco García, afirmó que la «figura del gerente tiene que ser de confianza del alcalde», y que por ello el «motivo del cambio de los estatutos».

El portavoz del PSOE, Leoncio Collado, le contestó que el nombramiento no puede estar condicionado por los vaivenes políticos. «Cada vez que haya un cambio político no puede ocurrir un catablismo en la Gerencia de Urbanismo». Finalmente, este punto quedó aprobado con los votos favorables del PP, en contra del PSOE y la abstención de IU.

Fotos

Vídeos