Los Almorávides editan una revista especial por su embajada

P. M. M.ORIHUELA

La comparsa Almorávide, embajadora del 2007 con Antonio Franco en la figura de su máximo representante, presentó ayer la revista que han editado con motivo de esta efemérides. El embajador estuvo acompañado en este acto por el presidente de los Almorávides, Domingo Espinosa y el director de la revista, Eduardo López, entre otros. Espinosa defendió la creación de este tipo de publicaciones para que sirva, en el tiempo, para recordar las fiestas y quienes pasaron por ellas, y aseguró que durante su época al frente de la Asociación Santas Justa y Rufina tuvo que luchar para que la revista oficial perdurara tal y como se conoce ahora mismo.

Eduardo López fue el encargado de desglosar los contenidos de la publicación y no dudó, en primer lugar, en dar las gracias a las firmas que han participado en la misma porque sin ellas, aseguró, no habría sido posible «y reconocemos que el fin de estas revistas es económico para poder colaborar con los eventos de la comparsa y la embajada, por lo que es lo que más hemos cuidado». La portada de la revista es obra del popular Alfonso Ortuño y representa la imagen del Embajador Moro 2007 durante el Medio Año Festero. Tampoco faltan las fotos de los cargos, tanto los del año pasado como los del 2007, pero lo más destacable es el recorrido que se hace por la historia Almorávide desde los inicios.

En primer lugar está el album de fotos del embajador con imágenes de la andadura festera de Antonio Franco desde 1982 cuando fue nombrado Yusuf de su comparsa. También se repasan, una a una, las filas almorávides que dan paso a otro album pero, en este caso, de la comparsa. Los artículos y numerosas poesías de Domingo Espinosa, algunas de ellas inéditas, dan por cerrada la revista. Entre las redacciones que publica no sólo se limitan a los Moros y Cristianos, sino que también reflejan aspectos de la vida oriolana de hace siglos desconocidos para muchos. Es el caso del artículo de Antonio Manuel García Molina acerca de las consecuencias, con intervención incluso de la Inquisición del siglo XVII, que conllevó la tala de una cruz de madera junto al convento de la Trinidad, un problema urbanístico que no dista demasiado de los actuales. También destaca el trabajo de Antonio Luis Galiano y Jesús García Molina acerca dela regulación de las casas de prostitutas de Orihuela en 1918 realizada por el entonces alcalde Antonio Balaguer Ruiz.

La revista también tiene un artículo de Miguel López dedicado a la fila Fantasma, de la que es cabo Antonio Franco y otros de Ginés Gea Cayuelas y de Roberto Rabasco, así como el Romancero Almorávide creado por Alfonso Ortuño en 1992.

Fotos

Vídeos