Protegen las playas del Mar Menor con 34 kilómetros de redes antimedusas

La Dirección de Pesca pondrá mallas de nailon y plástico en 18 zonas de la laguna salada para evitar que lleguen a la orilla y provoquen rozaduras a los bañistas Los pescadores recogieron el año pasado cerca de 1.013 toneladas de ejemplares

J. A. GONZÁLEZCARTAGENA

La lucha para evitar que los bañistas salgan del Mar Menor con la piel roja por la rozadura con una medusa recobra nueva fuerza con la cercanía del verano. Del 1 de julio al 15 de septiembre, las playas del municipio de Cartagena situadas en la laguna salada se blindarán contra estos animales mediante la instalación de un entramado de redes que ocupará una superficie cercana a los 34.000 metros cuadrados.

La colocación de las mallas, que empezará en las próximas semanas, forma parte de un plan de la Dirección General de Ganadería y Pesca en coordinación con los ayuntamientos costeros de la Región para el periodo del 1 de julio al 15 de septiembre.

Será la empresa Tragsa la encargada de poner las redes (hechas de hilo de nailon o de plástico y con unas dimensiones de uno a cinco metros de altura) en 18 zonas de Cartagena, mediante muertos de hormigón fabricado con cemento resistente al mar.

Para facilitar la navegación, las redes llegarán hasta la misma orilla, de modo que formen canales acotados. Además, todas las redes tendrán balizas luminosas, flotadores y boyas de señalización.

En la zona del canal del Estacio, está previsto colocar dos líneas de redes perpendiculares a los espigones, con una distancia media superior en cien metros a la anchura del canal de entrada al puerto. El objetivo, además de permitir la navegación, es evitar que las corrientes de entrada y salida resten tensión a las redes y esto facilite la entrada de medusas desde el Mar Mediterráneo al Mar Menor.

Para que las redes puedan colocarse el año que viene, la empresa asumirá las tareas de recogida, limpieza, almacenamiento y conservación.

«Queremos que los vecinos y los turistas disfruten de sus baños en el Mar Menor con las menores molestias posibles. Y las redes son un buen método para reducir la presencia de medusas en las playas», comentó el concejal de Barrios y Diputaciones, Enrique Pérez Abellán, quien agradeció el esfuerzo de la Comunidad Autónoma con esta iniciativa.

La disminución del número de medusas urticantes es una preocupación de las autoridades regionales desde hace años. Además de colocar redes, se han realizado estudios para intentar localizar las zonas de puesta de huevos y atajar de raíz el problema de la multiplicación de millones de estos animales en el Mar Menor.

Se ha descubierto que las medusas ponen sus huevos en zonas sombrías del sur de la laguna, sobre todo en conchas de ostra, un molusco que colonizó el Mar Menor en la década de los años ochenta.

Investigación biológica

Expertos del Centro de Investigación Oceanográfica también recogieron muestras para reproducir los animales en laboratorio, averiguar sus características y localizarlos posteriormente en el mar y destruirlos. También se han empleado embarcaciones de pescadores de San Pedro del Pinatar para recoger directamente del Mar Menor las medusas.

Con este método, se consigue que miles de ejemplares de medusa marrón y forma redondeada (cothyloriza tuberculata) o blanca con aspecto de paraguas (rhizostoma pulmo) queden atrapados en redes de arrastre de un metro de profundidad que no tocan el fondo marino.

El verano pasado, los pescadores de San Pedro recogieron a bordo de doce embarcaciones y un buque cisterna 1.013 toneladas de medusas, 2.000 menos que en 2004, último año en el que salieron a faenar. El presupuesto destinado por la Consejería de Agricultura y Agua para este proyecto el año pasado fue de 258.000 euros.