El guitarrista Manuel Díaz Cano fallece a los 80 años

LA VERDADMURCIA

El concertista y profesor de guitarra Manuel Díaz Cano falleció ayer en Murcia a los 80 años a consecuencia de una larga enfermedad, según fuentes de su familia. El entierro de Díaz Cano será hoy en el cementerio Nuestro Padre Jesús, tras la celebración de un funeral en el tanatorio próximo, donde se encuentran sus restos mortales.

Díaz Cano, considerado el primer niño prodigio de la historia de la guitarra, había nacido en Hellín el 17 de junio de 1926, aunque, siendo él pequeño, su familia se trasladó a vivir a Murcia, donde empezó a estudiar guitarra con el profesor Pedro Guerrero.

En 1956 fue embajador de la música española a bordo de la Exposición Flotante Española que recorrió los principales puertos de Hispanoamérica, y en 1964 fue concertista en el pabellón de España de la Feria Mundial de Nueva York.

Además de actuar ante numerosos jefes de Estado y de Gobierno, lo hizo en Portugal ante los Condes de Barcelona y el entonces príncipe Juan Carlos.

Corte marroquí

Fue concertista de cámara de la Corte del Rey de Marruecos y autor de numerosas obras, entre ellas El pequeño guitarrista , Canción de cuna, Canción popular de Nápoles, Contrapunto para una melodía ingenua, Homenaje a Turina, Homenaje a Villalobos, Lamentos de Andalucía, Nocturno cubano, Canto a Perú, Amanecer en México y la Suite murciana. Sus discos han sido editados por el desaparecido sello Columbia, Durium (Milán) o Decca (Londres).

Díaz Cano, al que se le han dedicado calles en Hellín y en Agramón y una plaza en Murcia, fue profesor de los conservatorios de Tánger, Rabat y Casablanca, así como en el Palacio Real marroquí, y desde 1975 ejerció como catedrático de guitarra del Conservatorio de Murcia. Fue el primer premio de solfeo de este centro y era académico de número de la Real de Bellas Artes de Santa María de la Arrixaca.