El Paso Blanco consigue un clavel 'rosa amargura' por una selección genética

Este tipo de flor es el que tradicionalmente adorna el trono de la Virgen de la Amargura, titular de la cofradía, en la procesión del Viernes Santo El proceso se lleva a cabo desde hace unos años en una de las plantaciones de flores más importantes de la comarca y se seleccionan 300 docenas

A. S.LORCA
EN SU TRONO. La Virgen de la Amargura, preparada para la celebración del triduo. / SONIA M. LARIO / AGM/
EN SU TRONO. La Virgen de la Amargura, preparada para la celebración del triduo. / SONIA M. LARIO / AGM

Mucha gente se admira de la similitud en color de los claveles que el Viernes Santo adornan el trono de la Virgen de la Amargura, imagen titular del Paso Blanco, y el traje que luce la imagen. Ambos son de color rosa, pero idénticos en cuanto al tono. Esta conjunción es fruto de varios años de trabajo de profesionales de floricultura en una de las más importantes plantaciones de la comarca.

Los expertos han aplicado un sistema de selección genética, según indica el presidente de la cofradía, Ramón Mateo Paredes, hasta obtener esta variedad exclusiva de clavel que se ha bautizado con la denominación de rosa amargura.

El presidente recuerda que «el adorno tradicional que nuestra Virgen de la Amargura lleva en el trono es a base de claveles y estamos convencidos de que se trata de un acierto total. Eso es lo que nos llevó hace unos años a la búsqueda de un color que fuera idéntico al del traje rosa que la Virgen lleva el Viernes Santo».

Fruto de esa experiencia fue la obtención de una variedad exclusiva de clavel denominada rosa amargura creada específicamente para esta cofradía en una de las plantaciones de flores más importantes de la comarca, y que se reserva expresamente para la jornada del Viernes Santo.

El cruce de distintas variedades de clavel permitió encontrar el definitivo rosa, y desde hace un lustro esta flor manipulada, de la que no existía producción natural, crece al abrigo de un invernadero específico. Pese a que se cultiva durante todo el año, sólo la usa en Semana Santa y con este fin específico.

Ramón Mateo comentó que para esta Semana Santa se han cultivado más de 7.000 claveles, de los cuáles se seleccionan las 300 mejores docenas que están destinadas al adorno floral del trono de la Virgen de la Amargura. Esta circunstancia se conoce en el círculo interno de la cofradía, pero es desconocida para la mayoría de los blancos.

Este empleo de la genética para embellecer los adornos florales en el Paso Blanco tiene precedentes en otros aspectos relacionados con las procesiones como es la aplicación de las nuevas tecnologías para la comunicación interna entre los mayordomos que dirigen el cortejo.

Según el presidente, «desde hace años, no sólo en los blancos, sino también en otras cofradías, los mayordomos que tienen la responsabilidad de dirigir la participación de los distintos pasos en el cortejo de los desfiles bíblico-pasionales llevan un auricular camuflado conectado a una estación base de radio desde la que se controla el ritmo de la procesión para evitar que se produzcan vacíos en la carrera, aunque al final es la experiencia y habilidad de esos responsables la que da ritmo al paso del cortejo».

Una experiencia similar en cuanto a la utilización de nuevas tecnologías para mejorar aspectos internos de la procesión, se llevó a cabo en esta cofradía con alguno de los tronos de ruedas. En este caso se instaló, disimulada entre las flores, una pequeña cámara. Las personas que van debajo podían ver el exterior en una pequeña pantalla de televisión.

De esta forma se evitaba cualquier error en la dirección del trono dado que, con el griterío de la gente, en muchas ocasiones las instrucciones de los mayordomos que rodean el trono no eran claramente percibidas.

Parece que esta última innovación, en opinión del presidente del Paso Blanco, no tiene mucho futuro, principalmente porque cada vez son más los tronos que se sacan a hombros, lo que hace innecesario este tipo de ayuda suplementaria.

En el caso del Paso Blanco también existe una cámara acorazada, con un sistema que garantiza una temperatura constante de 19 grados centígrados y una humedad del 55%, para garantizar la perdurabilidad de los materiales. Aquí se guardan el palio, manto y estandarte de la Virgen de la Amargura, el estandarte de la Oración en el Huerto y otras piezas del bordado de la cofradía algunas consideradas de gran interés.