Piden cinco años de cárcel para una camarera que cobró 2.000 euros con un pagaré robado

J. A. GONZÁLEZCARTAGENA

Le robó a su jefe un pagaré y cobró en el banco 2.000 euros que no eran para ella. Una mujer que trabajaba como camarera en una cafetería de Cartagena está siendo juzgada en la sección quinta de la Audiencia Provincial, en la ciudad, por un presunto delito de estafa y falsedad documental y se enfrenta a cinco años de cárcel.

Es lo que piden para ella el fiscal y la acusación particular, quienes consideran probado que María Isabel I., de nacionalidad peruana, sustrajo pagarés a nombre del dueño del local de hostelería donde trabajaba como empleada para después cobrarlo en un banco.

El abogado de la acusación particular considera que la acusada se aprovechó de la confianza de su jefe y, en un descuido de éste, le quitó de una estantería de la cafetería el documento de cobro.

Ausencia de un testigo

La defensa de la camarera pidió, sin embargo, su libre absolución y forzó la suspensión del juicio, ya que no se había llamado a declarar a la sesión en la Audiencia Provincial al director de la entidad bancaria donde aquella intentó presuntamente obtener el dinero.

El tribunal, presidido por el magistrado José Manuel Nicolás, decidió aplazar el juicio al considerar este argumento y al amparo del artículo 746 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La acusación particular del empresario de la cafetería expresó su confianza en que el testimonio de este testigo aclarará las cosas y se podrá corroborar que, efectivamente, la acusada acudió al banco para hacer efectivo el pagaré.