El Murcia chocará en Jerez con su misma arma

El endocrino del equipo grana, que da a los jugadores una papilla al descanso para que rindan más en la segunda parte, lleva también al Xerez, rival de los grana el domingo

MANUEL S. BREISMURCIA
DE VISITA. Escribano acude a un entrenamiento del Murcia la semana pasada. / JAVIER CARRIÓN/AGM/
DE VISITA. Escribano acude a un entrenamiento del Murcia la semana pasada. / JAVIER CARRIÓN/AGM

Rivales en el campo, colegas en la consulta. Si el mejunje del doctor Escribano funciona, Xerez y Real Murcia irán como motos el domingo, cargados de combustible desde el primer al último minuto de un partido (12.00 horas, Canal +) en el que ambos se juegan el mando en Segunda. Y es que los dos equipos comparten el mismo bebedizo, una pócima milagrosa a base de verduras, frutas y pasta que el endrocrino y nutricionista Antonio Escribano, doctor de ambos equipos, les da a los jugadores para que la tomen en el descanso de los partidos. Así que el próximo domingo, en el descanso, después de jugársela a cara de perro en el césped, los jugadores de uno y otro estarán haciendo lo mismo: meterse entre pecho y espalda la papilla que el doctor Escribano ha puesto de moda y que ya toman los jugadores del Sevilla y el Deportivo, a los que también atiende.

Antonio Escribano guarda el secreto de la famosa papilla mejor que el de la Coca-Cola y desvela que lleva manzana, espaguetis, tomate, frutos secos, fructosa y azúcar moreno, pero se guarda en la manga otros ingredientes y la cantidad de la mezcla. El objetivo es recargar las pilas y saltar al campo en el minuto 45 igual que en el minuto 1. La dieta se completa al final de los encuentros con una segunda papilla para reponer fuerzas.

«El combustible de un deportista es el glucógeno muscular, una sustancia que está en los músculos y que se gasta durante el partido. En un encuentro de fútbol, los depósitos van bajando a medida que transcurre el partido. En el descanso ya están en la reserva y por eso les doy la papilla», aclara Escribano.

Para el partido del domingo tiene claro el pronóstico: «Que gane el que mejor juegue. No puedo inclinarme por ninguno de los dos y lo único que deseo es que siga todo igual y que al final de temporada se consigan los objetivos».

Llegó del ciclismo

Nació en Córdoba hace 56 años. Este cordobés comenzó a estar ligado con el mundo del deporte al inicio de la década de los 80. El atletismo y el trabajo con los bomberos le sirvieron para hacerse con un nombre que en 1986 le llevó al ciclismo.

Escribano explica de sus papillas que «se hacen en el hotel donde comen los equipos. Los jugadores se la toman en el descanso y al término de los partidos. Es como si un piloto tuviera que recorrer una prueba que tiene la salida en Murcia y la llegada en Málaga, pero parte en el depósito con gasolina para llegar a Granada y hay que recargar el depósito».

Un Antonio escribano que vive una semana especial y que para la matinal del domingo tiene trabajo doble. La pasta, las frutas y los cereales son base principal de una dieta que puede llevar a Real Murcia y Xerez a luchar en Primera. El domingo decidirá la suerte o la técnica porque, en condición física, el resultado es un empate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos