Cassano, apartado por insultar a Capello

«Eres un sinvergüenza, di la cara por ti en el Roma y así me lo pagas», le gritó el jugador al técnico tras no ser alineado el pasado sábado ante el Nástic de Tarragona El delantero italiano no volverá a entrenar con la primera plantilla hasta nueva orden

IGNACIO TYLKOMADRID

«Eres un sinvergüenza, di la cara por ti en el Roma y así me lo pagas». Este insulto de Antonio Cassano al técnico Fabio Capello, tras no ser alineado el pasado sábado ante el Nastic de Tarragona, unido su actitud indecorosa en el banquillo del Nou Estadi, pueden cercenar el futuro madridista del futbolista italiano. De momento, tendrá que ejercitarse al margen del primer equipo hasta nueva orden.

«La decisión general deportiva ha adoptado la decisión de apartar temporalmente de los entrenamientos a Cassano por un acto de indisciplina -falta de respeto al entrenador- acontecido después del partido ante el Nastic», informó este lunes el club blanco, a través de su web. Además, se le aplicará la sanción económica estipulada en el régimen interno.

Capello, quien desde hace tiempo mantiene una relación repleta de altibajos con su compatriota, no está dispuesto a permitir faltas de respeto hacia él y la plantilla, y mucho menos si trascienden. Por eso, ayer se reunió con el director deportivo, Pedja Mijatovic, y el máximo responsable de la cantera y técnico del Castilla, Míchel, y enseguida decidieron dar un golpe de mano, castigar a Cassano y, además, publicitar la reprimenda.

Según fuentes del club, le reprochan que alzara la voz al entrenador en el vestuario de Tarragona y su actitud indolente antes, durante y después del partido. Sobre todo, en el Real Madrid han sentado fatal esas imágenes de televisión en las que, durante el segundo tiempo, aparecía Cassano tocándose de forma repetida los testículos.

Tampoco gustó que el italiano se pasara los prolegómenos del duelo entretenido con los cascos de música y entre bromas y risitas con Reyes. Ni que luego apareciera con una bolsa de patatas fritas, inadecuada para un profesional con facilidad para ganar peso.

Además de ejecutar la sanción a Cassano , Mijatovic se reunió ayer con los jugadores para expresarles su profundo malestar porque los gritos de Cassano a Capello salieran de la cocina tarraconense y fueran filtrados a la Cope. El montenegrino está dispuesto a tomar medidas disciplinarias si su caza de brujas da resultados.

Cassano , que llegó en el pasado mercado de invierno pasado de kilos y apenas gozó de minutos, encaró esta temporada con los ánimos renovados y convencido de que con Capello le iría mejor.

Molesto por su suplencia, el transalpino protagonizó una de sus conocidas cassanatas, tal y como se conocían sus rabietas en Italia, hasta ahora desconocidas en España. No es la primera vez que es apartado de un equipo. En su último año en el Roma se enfadó con sus compañeros, menos con Totti.