La precariedad eleva el riesgo de trastornos mentales en los médicos

La presidenta del Colegio, Isabel Montoya, y el presidente de la OMC, Serafín Romero, ayer en el congreso sobre el programa Paime, celebrado en el hotel Nelva. / jUANCHI lópez
La presidenta del Colegio, Isabel Montoya, y el presidente de la OMC, Serafín Romero, ayer en el congreso sobre el programa Paime, celebrado en el hotel Nelva. / jUANCHI lópez

La mitad de los profesionales atendidos por adicciones o enfermedades como ansiedad y depresión son temporales

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

La falta de estabilidad laboral y la saturación en las consultas son factores que aumentan el riesgo de que los médicos padezcan trastornos mentales o adicciones. Así parece desprenderse de los datos de un programa de atención a facultativos con problemas de salud mental, bautizado como Paime, que desarrolla el Colegio de Médicos. La mitad de los profesionales que han pasado en los últimos dos años por este programa tienen un contrato temporal. Además, aumenta el número de mujeres atendidas, y también de jóvenes.

«Hay que analizar muchas variables; las condiciones laborales representan un factor que puede influir», advirtió ayer Isabel Montoya, la presidenta del Colegio, durante la presentación de estos datos. «Los médicos no somos de piedra, somos humanos. Tenemos el mismo riesgo que los demás, y en algunos casos más por el alto nivel de estrés que produce el ejercicio de la medicina», subrayó, por su parte, el psiquiatra Pedro Pozo, director del Paime en Murcia.

En cifras

62
profesionales con problemas de salud mental o adicciones han sido atendidos por el Colegio de Médicos de la Región desde el año 2004.
60%
de los profesionales atendidos por el Colegio presentan patología dual (adicción a drogas y alcohol asociada a enfermedad mental).

Desde que se puso en marcha el programa en la Región, en 2004, han sido atendidos 62 médicos, la mayoría de ellos con patología dual (adicción a drogas y alcohol asociada a un problema de salud mental). Crece, sin embargo, el número de profesionales, sobre todo mujeres, que acuden por ansiedad, depresión u otras enfermedades no asociadas al consumo de sustancias. Las especialidades con mayor riesgo, a la luz de los datos del Paime, son Medicina de Familia, Anestesia y Medicina Intensiva. En estos dos últimos casos hay una mayor facilidad de acceso a sustancias, recordó Pozo.

Murcia acoge desde ayer el VIII Congreso Nacional y II Encuentro Latinoamericano del Paime, en el que se pondrán en común las distintas experiencias en el abordaje del problema de las adicciones y la salud mental en la profesión. Al encuentro acudió el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, quien destacó que el objetivo del Paime es «garantizar al ciudadano» que su médico le atiende «en las mejores condiciones». El número de médicos con trastornos mentales o adicciones ha aumentado alrededor de un 30% en los dos últimos años en España, aunque en Murcia no se ha detectado ese incremento. Para Serafín Romero, este crecimiento registrado en España obedece, de una parte, a que el programa es más conocido, y de otra, a las condiciones laborales que padecen muchos médicos como consecuencia de la «masificación» en las consultas y la ausencia de políticas de recursos humanos.

Romero destacó los buenos resultados del programa. En la Región de Murcia, más del 90% de los médicos tratados siguen trabajando al alta, en algunos casos con seguimiento.