Rita Maestre: «Hay que hacer todo lo posible para sacar los Presupuestos»

Rita Maestre. / efe
Rita Maestre. / efe

«Urralburu es el mejor candidato posible; ha realizado un trabajo de oposición constructiva muy solvente», afirma la concejal y portavoz del Ayuntamiento de Madrid

Alicia Negre
ALICIA NEGRE

La portavoz de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, visita hoy la Región para participar en el IV Foro Camina Podemos que la formación morada ha organizado para abordar la situación del modelo productivo y del empleo regional.

-¿Qué esperan sacar en claro de este encuentro?

-Bueno, lo que yo espero poder aportar es una reflexión sobre las posibles políticas públicas por las que se puede apostar para mejorar el empleo y su calidad y, por tanto, reformar el modelo productivo. Y hacerlo, también, con la experiencia de tres años de gobierno, con la idea de que no son solo ideas o propuestas teóricas, sino que, desde lo municipal, aunque no tenemos las competencias directas en empleo, se puede empezar a hacer muchas cosas.

-Hace unos días confirmó que se presentará a las primarias de Podemos en Madrid, después de múltiples especulaciones. Hay quienes han visto en el momento elegido para esta convocatoria una intromisión para forzar que determinadas personas entren en la lista de Carmena. ¿Cómo lo ha vivido?

-La verdad es que intento estar lo más concentrada posible en lo que tengo que hacer, que es gobernar lo mejor posible la ciudad de Madrid y entonces me pierdo en los rumores y de dónde vienen. Yo, por supuesto, participo en los procesos democráticos en Podemos y en Ahora Madrid. Y por todos es sabido que tengo una muy buena relación con la alcaldesa, Manuela Carmena, con la que yo y muchos compañeros esperamos seguir trabajando juntos los próximos cuatro años. En este sentido, no hay ninguna fricción, ni intromisión. Al contrario, es sumar.

-Carmena, con 102.000 euros brutos anuales, es la alcaldesa que más cobra. Prometieron una bajada de sueldos, pero ahora dicen no poder cumplir por estar en minoría.

-Bueno, el sueldo, no solo de la alcaldesa, sino de todos los funcionarios, también de los concejales, se actualiza automáticamente todos los años. Ella no lo ha subido, ni nosotros lo hemos subido. Y, efectivamente, nosotros consideramos que los cargos en el Ayuntamiento de Madrid están demasiado pagados. De hecho, más del 30% de nuestro salario lo destinamos a donaciones. Efectivamente hace falta una mayoría del Pleno para cambiar los sueldos. Somos un gobierno que gobierna en minoría y la decisión afecta directamente al salario de los otros concejales, por lo que tiene que hacerse con ellos y contra ellos. Hasta que no estén de acuerdo con esa propuesta nuestra de bajar los salarios, y el resto de grupos parecen no estarlo, pues no podemos tocarlo.

-Pablo Iglesias se reunió ayer en prisión con Junqueras. ¿Hasta dónde cree que hay que llegar para tratar de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado?

-Hay que llegar lo más lejos que se pueda teniendo en cuenta que son los mejores Presupuestos para la mayoría de este país. Con respeto a la legalidad y asumiendo que hay un conflicto grave, que ha tenido consecuencias penales, pues hay que hacer lo posible para lograr que los trabajadores tengan un salario mínimo interprofesional más alto o que haya más partidas para la lucha contra la violencia machista.

-El próximo mes, Podemos celebrará primarias en la Región. ¿Cree que Urralburu es buen candidato?

-Creo que es un candidato fantástico. Ha hecho durante estos tres años un trabajo de oposición constructiva muy solvente, con muchas alternativas. Yo soy de familia murciana, así que estoy bastante comprometida con el futuro de la Región. Opino que es el mejor candidato posible.

-¿Cree deseable que, de cara a las municipales, se pueda alcanzar una confluencia en Cartagena?

-No estoy al día de todos los procesos, pero creo que ejemplos de ciudades como Madrid y Barcelona demuestran que el objetivo prioritario es ser capaces de sumar. Sumar sectores amplios progresistas que quieren cambiar las fórmulas de la política que ha sido la dominante durante años y que ha estado demasiadas veces manchada de corrupción y despilfarro.