La Policía investiga si los tres sospechosos de violar a una menor se grabaron en vídeo

Imagen de la zona donde presuntamente se cometió la agresión sexual. /Vicente Vicéns/ AGM
Imagen de la zona donde presuntamente se cometió la agresión sexual. / Vicente Vicéns/ AGM

Uno de los chicos que han sido detenidos niega haber activado la cámara de su móvil y sostiene que era la linterna, porque apenas se veía

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

La Policía Nacional de Murcia, que investiga la supuesta violación grupal a una menor de quince años de edad en un parque, está tratando de averiguar si los tres sospechosos de la agresión sexual llegaron a grabar el acto con sus teléfonos móviles. En esa línea apunta la declaración prestada por la chica, aunque los dos menores de edad detenidos por su supuesta relación con estos hechos han rechazado haber registrado en vídeo todo lo ocurrido en la entrada a un garaje y, en palabras de uno de ellos, se habrían limitado a encender la linterna de uno de sus dispositivos móviles, ya que apenas había luz en ese reducido espacio.

Al margen de los testimonios prestados por la víctima y por sus supuestos agresores sexuales, los agentes del Grupo de Menores (Grume) de la Jefatura Superior de Murcia ya ha intervenido los teléfonos que portaban los sospechosos, lo que permitirá analizarlos de forma exhaustiva para conocer qué mensajes entrecruzó la menor de edad con los dos adolescentes antes de los hechos y, a la vez, recuperar las hipotéticas fotografías o vídeos que se pudieran haber tomado durante estos hechos.

Tal como ayer publicó 'La Verdad' en exclusiva, todo se remonta al pasado 18 de abril, cuando la menor de quince años quedó con un amigo de su edad en un parque cercano al pabellón Príncipe de Asturias de Murcia con el aparente fin de consumir alcohol, charlar y mantener relaciones sexuales, en las que también iba a tomar parte un antiguo novio de ella. Todo se estaba desarrollando conforme a lo acordado hasta que se incorporó al grupo un chico de unos veinte años, que acompañó a los otros tres amigos cuando estos se introdujeron en una de las entradas al aparcamiento subterráneo que hay en ese lugar, decididos ya en apariencia a mantener relaciones sexuales.

La víctima asegura en su denuncia que sus amigos consumaron el acto pese a que les pidió que pararan

Los agentes tratan de establecer si la participación de ese joven, ya adulto, pudo actuar como elemento distorsionador en los planes de los otros chicos. Lo cierto es que la muchacha ha denunciado que en un momento dado se habría sentido agobiada e incapaz de seguir adelante con esa relación múltiple, por lo que les habría pedido expresamente que pararan y, pese a ello, siempre según su versión, los chicos habrían hecho caso omiso de sus palabras y habrían consumado el acto sexual.

Los dos menores han rechazado en comisaría que su amiga les instara a cesar en esas prácticas y sostienen que todo lo ocurrido en ese lugar se hizo de manera consentida. El joven de 20 años está perfectamente identificado, pero ayer no trascendió si había sido ya arrestado.