La pobreza también se hereda

Juan Antonio Illán, el obispo de la Diócesis, José Manuel Lorca Planes, y José Antonio Planes, presentan la memoria. / EDU BOTELLA / AGM
Juan Antonio Illán, el obispo de la Diócesis, José Manuel Lorca Planes, y José Antonio Planes, presentan la memoria. / EDU BOTELLA / AGM

Más de 72.000 personas se beneficiaron el pasado año de la ayuda de Cáritas

MIGUEL LAJARÍNMURCIA

Los cerca de 3.000 voluntarios de Cáritas acogieron y asistieron el año pasado en la Región a 25.926 vecinos en situación o riesgo de exclusión social de forma directa. Pero el impacto de la intervención de la organización diocesana llegó a más beneficiarios, 72.441 ciudadanos. Los datos fueron presentados ayer por los responsables de Cáritas, que hicieron balance de la actividad desplegada durante 2018 en la Región, y que supuso una inversión de casi diez millones de euros.

El director de la organización diocesana, José Antonio Planes, mostró su preocupación por el riesgo de que la pobreza se perpetúe, y pase de padres a hijos. «Sabemos que 8 de cada 10 personas que vivieron graves dificultades económicas en su infancia, las reviven como adultos», alertó Planes. Actualmente, en el 70% de los hogares atendidos por Cáritas viven menores de edad. El director de la institución reclamó además la colaboración de los murcianos. «Necesitamos la ayuda de la sociedad civil. Solo con dinero público no se acabará con este problema». Por ello, los responsables de Cáritas pidieron la colaboración de colegios profesionales y empresarios de la Región, y agradecieron a los 22.277 ciudadanos que usaron la tarjeta bancaria 'Hermanos' en 2018, con la que los donantes aportaron el 0,7% de sus compras mensuales a la organización sin ánimo de lucro.

Las cifras de la solidaridad

1.047
vecinos son socios de Cáritas en la Región. Con su cuotas contribuyen a la labor solidaria de la ONG.
22.277
murcianos son donantes a través de la tarjeta bancaria 'Hermanos', de Bankia.
2.873
ciudadanos dedican parte de su tiempo libre al voluntariado en las Cáritas parroquiales.
480.653
euros se destinan directamente a las familias, a pagar el alquiler, los suministros y la alimentación.

Entre los proyectos más destacados realizados por Cáritas en 2018 se encuentran los de vivienda, que con una dotación de un millón de euros, permitieron que 1.650 personas tuvieran un alojamiento. También, las actividades de refuerzo educativo y ocio, que ayudaron a 1.846 jóvenes en sus estudios y facilitaron que asistieran a escuelas infantiles y campamentos. Otros 3 millones de Cáritas fueron a comedores sociales, atención primaria, acompañamiento familiar y economatos. Además, la ONG entregó 500.000 euros en ayudas para pagar el alquiler, suministros y alimentación. Cáritas también asesoró a 2.700 inmigrantes y dio cursos de español a otros 1.083.

695 parados encontraron trabajo gracias a la ONG

La orientación e intermediación laboral de los equipos de Cáritas en la Región consiguió que 695 desempleados lograran un puesto de trabajo el pasado año, un aumento del 33% con respecto al ejercicio anterior. Además, la ONG religiosa formó a otras 676 personas en distintos sectores, como la hostelería, el textil, la agricultura, la limpieza y el mueble. A estos datos hay que sumar los éxitos cosechados por la Escuela de Hostelería de Cáritas, que facilitó en 2018 que 64 parados encontrasen trabajo, de un total de 144 que recibieron formación en dicho centro. Esta escuela aumentó el año pasado un 37% el número de empresas colaboradoras, hasta las 65.

La Región tiene cuatro empresas de inserción laboral, es decir, cuatro compañías sin ánimo de lucro cuya finalidad es contratar desempleados para formarlos y emplearlos y, de este modo, conseguir que, en menos de tres años, obtengan un puesto de trabajo en otra empresa del sector. Una de ellas, 'Eh laboras', está gestionada por Cáritas. Esta empresa está especializada en cuatro ámbitos profesionales: la limpieza, las reformas, el textil y la hostelería. 'Eh laboras' tuvo en 2018 una facturación de casi 500.000 euros, permitió 34 contratos laborales, 18 puestos de inserción y generó unos beneficios netos de 14.600 euros. El secretario general de Cáritas, Juan Antonio Illán, calificó ayer de «hito» estas cifras, pidió más ayudas públicas para esta nuevas empresas y añadió que «son la mejor herramienta para encontrar trabajo actualmente en la comunidad».