La población de la Región crece en 2018 hasta rozar el millón y medio de habitantes

Gente por el centro de Murcia./Edu Botella / AGM
Gente por el centro de Murcia. / Edu Botella / AGM

La Región registró un aumento del 0,82%, el sexto mayor por comunidades; la subida en el conjunto del país es la más elevada en una década

EPMurcia

La Región de Murcia cuenta con 1.487.698 habitantes a 1 de enero de 2019, según la Estadística dada a conocer este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El dato supone un incremento de 12.129 personas con respecto a la misma fecha del año anterior, un 0,82% más de población en términos relativos.

De esta forma, Murcia es una de las 13 comunidades autónomas en las que creció la población en el año 2018. En concreto, la Región registró el sexto mayor aumento, solo inferior al registrado por Baleares (+1,79%), Madrid y Canarias (+1,39%), Cataluña (+1,02%), Navarra (+0,95%). Está por encima de la media nacional del 0,59%.

En este sentido, de los nuevos habitantes de la Región, 3.448 se deben al crecimiento vegetativo, mientras que la mayoría, 8.859, corresponden al saldo migratorio exterior positivo. En cambio, perdió 154 habitantes por el saldo migratorio interior negativo, es decir, por ciudadanos que se fueron a otras comunidades.

Datos nacionales

Las cifras estadísticas de población en España a 1 de enero de 2019 son las más altas desde que hay registros, con 46,9 millones de personas. Se trata del crecimiento más elevado desde 2008 (cuando la población aumentó en 570.333 personas), que permite superar el anterior valor histórico más alto, alcanzado en 2012. Estas estadísticas son diferentes a las del Padrón Municipal, que ya registran en la misma fecha una población que superó por primera vez en la historia los 47 millones de personas, según especificaron fuentes del INE, que precisan que ambos datos tienen funcionalidades y procedimientos diferentes y no son comparables.

En todo caso, las estadísticas revelan que la población aumentó en 276.186 personas, lo que supone un 0,58 por ciento más en un año. Además, se duplica la tasa de crecimiento del ejercicio anterior (,0,28%). Así, el aumento de la población durante 2018 se debió a un saldo migratorio positivo de 333.672 personas (el mayor de la serie iniciada en 2008), pese al saldo vegetativo negativo (nacimientos frente a defunciones) de 56.262 personas.

Casi 10.000 españoles menos

Concretamente, los españoles disminuyeron en 9.368. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 102.682 personas), que no se vio compensado ni por el saldo migratorio positivo (3.475 personas) ni por las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 90.828 personas, según datos provisionales). Si se limita a los españoles nacidos en España, la población se redujo en 98.595 personas a lo largo del año 2018.

En 2018, llegaron a España 643.037 personas, un 20,8% más que en 2017. Es el dato más elevado desde que comenzó la serie de la Estadística de Migraciones, en 2008. Concretamente, vinieron a España 559.309 inmigrantes extranjeros, un 23,2% más que en 2017, también la cifra más elevada desde 2008. De este modo, el número de extranjeros residentes en España creció un 6,3% (285.554 personas más) durante 2018 y se sitúa en 4,8 millones, el dato más alto desde 2013.

Los mayores aumentos extranjeros, de América

En la clasificación de extranjeros más numerosos en España se mantuvieron los cuatro primeros puestos, mientras que los colombianos superan a los chinos y se sitúan en quinto lugar. Concretamente, los marroquíes son la población más numerosa con 714.239 personas; seguidos de rumanos, con 671.233; los británicos, 287.292; los italianos, 244.148; los colombianos, 199.540; y los chinos, con 190.624.

Los mayores aumentos relativos de población extranjera se produjeron entre los venezolanos, con un 47%, Les siguen los hondureños, con un incremento del 32,4%; los colombianos, en el 25,1%; los peruanos, 20,2%; y los italianos, 10,3%. Además, las llegadas más numerosas en 2018 procedieron de Marruecos, el 10,9%; Colombia 9,5%; y Venezuela 8,4%. Mientras, los mayores descensos relativos de población se produjeron entre los nacionales de Ecuador (-3,0%) y dos países de la Europa del Este: Bulgaria (-1,1%) y Rumanía (-0,4%).

En el otro lado, en 2018 abandonaron España con destino al extranjero 309.365 personas. Es la cifra más baja de emigrantes desde 2008, cuando se marcharon 288.432. El 17,8% de las personas que se fueron de España durante 2018 habían residido siempre en España. El resto (82,2%) habían inmigrado en algún momento.

El saldo migratorio de las personas con nacionalidad española con el exterior fue de 3.475 personas en 2018. Es positivo por primera vez desde el inicio de la Estadística de Migraciones, en 2008. Este saldo fue consecuencia de una inmigración procedente del extranjero de 83.728 personas y de una emigración al exterior de 80.253, el dato más bajo de emigración desde 2013. La llegada de españoles no consiste fundamentalmente en una inmigración de retorno, sino de personas con nacionalidad española no nacidas en España (31.438 personas de las 83.728 que inmigraron habían nacido en España).

La población de nacionalidad española que llegó a España en 2018 procedía, principalmente, de Venezuela (18.132 personas), Ecuador (6.399) y Reino Unido (5.465). En contraste, un 20% de emigrantes españoles (16.294 personas) se fue a Reino Unido; un 12,2% a Francia; un 10,5% a Estados Unidos; y un 7,6% a Alemania.

Entre las nacionalidades extranjeras que más emigraron en 2018, se observan comportamientos diferentes. Así, de los 38.087 rumanos que se fueron de España el año pasado, el mayor número de entradas se concentró en 2007. Y de los 20.296 marroquíes que emigraron, habían llegado a España en mayor medida en los años más recientes (2015 y 2016). En cambio, de los 19.536 británicos que emigraron en 2018, la mayoría había llegado a España durante los años 2004 a 2007.

La población sube en la mayoría de comunidades

La población creció durante 2018 en trece comunidades autónomas. La mayor subida se registró en Baleares (+1,8%), Madrid y Canarias (+1,4%) y Cataluña (1,02%). Por el contrario, bajó en cuatro regiones, Asturias y Extremadura (-0,5%), Castilla y León (-0,43%), Ceuta (-0,43%) y Galicia (-0,10%).

Los mayores saldos migratorios entre comunidades durante 2018 se dieron en Comunidad de Madrid (7.307 entradas netas), Comunidad Valenciana (3.728) y Baleares (3.686). Por el contrario, Andalucía (-6.374), Castilla y León (-4.099), Extremadura (-2.980) y Cataluña (-2.811) presentaron los saldos más negativos.