«Los pintores necesitan conocer sus críticas para poder aprender»

Antonio Nicolás Reverte. / juan carlos caval / agm
Antonio Nicolás Reverte. / juan carlos caval / agm

El pintor Antonio Nicolás Reverte presenta 'Músicos', su última exposición

Es el óleo, para Antonio Nicolás Reverte (Murcia, 1961), la técnica más exacta, más viva; aquella que despierta su curiosidad artística y que ha utilizado en 'Músicos', su última exposición. Mientras sonríe, cuenta que en el colegio «no aprobaba ninguna asignatura, solo el dibujo». Los cuadros de este artista, que desde siempre se ha sentido impresionado por Caravaggio, el pintor italiano a quien considera el creador de los claroscuros, y por Velázquez, cuyas obras le dejan absorto durante horas, pueden contemplarse en el club náutico de Los Alcázares, hasta el 19 de agosto.

-¿Quiénes son los músicos que dan vida a sus cuadros?

-Aquellos que a lo largo de mi vida me han gustado, como Jimi Hendrix, Bob Marley, Paco de Lucía, André Rieu, un compositor que lleva la música clásica a grandes locales y estadios... Reúno los diferentes estilos de música que siempre me han atraído.

-¿Qué sentimiento espera despertar en su público?

-Me gustaría que la gente se identificase con los cuadros. A la inauguración, que fue el pasado 3 de agosto, llevé uno en el que aparecía George Michael, uno de los cantantes que siempre me ha gustado. Lo pinté pensando que solo lo conocerían los de mi generación. De repente, apareció una chica y me dijo que era una gran admiradora de ese cantante, que se lo tenía que vender a ella sí o sí. Ver cómo se identificaba con el cuadro, casi con lágrimas en los ojos, para mí, fue suficiente. Ese es el sentimiento que quiero despertar.

-¿Cree en la inspiración?

-Desde mi punto de vista, siempre me encuentro inspirado; no necesito que de pronto algo me ilumine. Tengo muchas ideas que quiero pintar. Si tuviera todo el tiempo que quisiera, estaría las 24 horas con los pinceles. Mientras, cualquier rato que tenga libre, después de trabajar como asesor de empresas, lo aprovecho.

-¿Por qué pinta sobre el pasado?

-Quizás, porque pienso en mi generación y en las anteriores a la mía; en la de mis padres y en la de mis abuelos. Todos tenemos algo en el pasado que, al recordarlo, nos agrada, nos despierta un sentimiento, como puede ser una foto en un álbum familiar. Esos recuerdos son los que hacen que dejemos de pensar en los problemas diarios. Pintar la rueda de La Ñora de hace cincuenta años, por ejemplo, haría recordar a la gente de Murcia cómo era nuestra huerta. En algún momento tendré que hacer cosas más actualizadas, pero las ideas que ahora tengo son del pasado.

-¿Es Murcia una ciudad adecuada para el arte?

-Creo que aquí falta mucha educación sobre el arte, que también engloba la escultura, la danza, la música, el cine... En concreto, respecto a la pintura, parece que cuando vamos a una galería no nos atrevemos a juzgar sobre los cuadros porque creemos que no entendemos tanto de pintura como para expresar nuestra opinión. Sin embargo, en el resto de las artes sí que decimos si un libro nos parece interesante o pesado, si nos ha gustado o no una película... En la pintura parece que por no molestar a los de alrededor nos callamos. Somos muy prudentes. Fuera de España, el público sí que te dice qué es lo que le atrae y lo que no. Los pintores necesitan conocer sus críticas para poder ilustrarse y aprender.

-¿Experimentó esa sensación en San Diego, donde expuso hace dos años?

-Sí. Los americanos tienen mucha cultura en pintura, cine... Están muy al día. Por lo menos, en la zona en la que yo estuve. Para mí, fue muy fácil conectar con ellos. Quizás fue porque conocían muy bien la temática: pinté los años veinte de Chaplin a Harold Lloyd... Eran cuadros de películas en blanco y negro que había decidido pasar a color. La gente conocía las escenas de esas películas incluso mejor que yo, que era quien las había pintado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos