Las debilidades del modelo productivo lastran el crecimiento económico regional

Imagen de archivo de varias trabajadoras en una planta de fruta./A. GómezGráfico
Imagen de archivo de varias trabajadoras en una planta de fruta. / A. Gómez

Varios expertos analizan por qué Murcia fue la comunidad con menor crecimiento del PIB el año pasado

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

Pero, ¿qué ha pasado? El Centro de Predicción Económica (Ceprede), el Servicio de Estudios del Grupo BBVA y los analistas de la Consejería de Hacienda del Gobierno de la Comunidad Autónoma coincidían en el mismo análisis. La economía murciana volvería a situarse en 2018 entre las más dinámicas del país, con un aumento del Producto Interior Bruto superior al 3%. Por encima de la media nacional y, pese a contagiarse de la ralentización generalizada, en la firme senda de crecimiento de los últimos años. De hecho, Murcia es la segunda comunidad, solo por detrás de Madrid, con mayor crecimiento medio del PIB desde el año 2010. Y, en 2017, se situó como la cuarta región española con mayor crecimiento interanual (3,3%), solo superada por los repuntes de Aragón (3,6%), Asturias (3,5%) y Madrid (3,4%). La subida media española fue del 3,1% en 2017. La misma tasa de crecimiento que auguraban los expertos para la Región de Murcia en 2018.

Sin embargo, el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la Contabilidad Regional de España ha supuesto un jarro de agua fría para todas esas previsiones, incluso para las más pesimistas. «Una sorpresa» para los economistas. Según el documento, Murcia es la comunidad autónoma que, finalmente, menos creció en 2018. Solo un 1,5% de incremento del PIB, al mismo nivel de Ceuta y Melilla y más de un punto por debajo de la media nacional (2,6%). El informe ya atribuye la menor variación del PIB en la Región de Murcia a «una evolución de las ramas de actividad de la energía, la construcción y los servicios menos favorable que la media nacional». Sin embargo, varios expertos economistas consultados por 'La Verdad' profundizan en las causas que han podido llevar a la Región de Murcia a este pinchazo en las expectativas, hasta tal punto de colocarse a la cola del crecimiento nacional el año pasado.

La baja productividad y la precariedad del mercado laboral, que afectan a la renta media, hacen a la Región «más sensible» a los vaivenes económicos

«La peculiar estructura productiva de la Región, con ramas que aportan escaso valor añadido; la infradotación histórica de infraestructuras; el escaso nivel de gasto de I+D+i de la Región; el inferior nivel educativo respecto a la media española; la excesiva temporalidad del mercado de trabajo; y la complejidad burocrática que dificulta el emprendimiento» son algunas de las causas que, ya en el año 2016, esbozaba el entonces presidente del Consejo Económico y Social (CES) de la Región, José Luján, hoy rector de la Universidad de Murcia.

«Mientras no aumentemos la productividad iremos dando bandazos; estamos repitiendo los mismos errores con la construcción»Israel

«Mientras no aumentemos la productividad iremos dando bandazos; estamos repitiendo los mismos errores con la construcción»Israel José Daniel Buendía - Exdecano de la Facultad de Economía de la UMU

«El futuro debe ir enfocado a un sector químico tecnológicamente avanzado y a la economía del conocimiento»

«El futuro debe ir enfocado a un sector químico tecnológicamente avanzado y a la economía del conocimiento» Miguel Ángel López Morell - Profesor de Historia Económica de la UMU

«La estructura del tejido productivo nos hace más sensibles a la incertidumbre que afecta a la demanda externa»

«La estructura del tejido productivo nos hace más sensibles a la incertidumbre que afecta a la demanda externa» José García Solanes - Catedrático de Análisis Económico de la UMU

 «La desaceleración en la Región tiene su respuesta en el sector industrial, aunque el 'Brexit' ha podido jugar una mala pasada»

«La desaceleración en la Región tiene su respuesta en el sector industrial, aunque el 'Brexit' ha podido jugar una mala pasada» Sancho - Profesor del Departamento de Análisis Económico de la UMU

En aquella memoria del organismo presentada por Luján, correspondiente al mismo año 2016, el CES ya alertaba, además, de que «la baja productividad laboral» podría ser un lastre para la recuperación económica. Y parece que no le faltaba razón.

El origen del 'batacazo'

Los expertos consultados por 'La Verdad' apuntan precisamente a la «baja productividad» de la Región como una de las claves para entender este baño de realidad. También señalan a la «desaceleración en la industria» como el origen del 'batacazo' en las previsiones regionales. Concretamente, y según el exdecano de la Facultad de Económicas de la Universidad de Murcia (UMU), José Daniel Buendía, el sector industrial «cayó en 2018 un 1,1%, a pesar del importante aumento del empleo industrial, por encima del 9%. Esto supone que, en la práctica, la productividad en este sector se haya reducido en un año un 10%, lo que representa un claro síntoma de un problema en la forma que tenemos de crecer». Buendía, como el resto de los entrevistados, también señala el «problema» que tiene la Región a la hora de «incorporar valor añadido a los bienes y servicios que produce». Según el profesor titular del Departamento de Fundamentos del Análisis Económico de la UMU, Israel Sancho, la industria regional «tiene una intensidad tecnológica media-baja», mientras el turismo y la construcción, con poca capacidad para generar valor añadido, se han podido ver afectados en mayor medida en la Región de Murcia por los efectos de la incertidumbre generada por el 'Brexit', al ser dos sectores que «dependen mucho del mercado británico». La demanda interna tuvo un buen comportamiento en 2018, según García Solanes, aunque la incertidumbre que afecta a la demanda externa «puede habernos jugado una mala pasada», en palabras de Israel Sancho. «El peso de las exportaciones sobre el PIB regional es del 34%, lo que nos hace muy sensibles a esa demanda externa», según García Solanes, quien cree que «la estructura del tejido productivo regional» hace que «la capacidad de respuesta de la Región» sea más limitada. Por otra parte, según Sancho, «no cuidamos todo lo que debiéramos nuestro entorno natural, que es la piedra filosofal de un turismo de calidad. Al final, esto repercute en el gasto por visitante, que es muy bajo».

Mientras no aumente la productividad, según Buendía, «seguiremos dando bandazos porque nuestra economía tiene los pies de barro. Al final, el crecimiento tiene que basarse en mejoras de la productividad». El crecimiento del sector servicios (turismo, comercio, hostelería), que aporta el 60% del músculo económico regional, fue del 2,3% en el mismo periodo, pero es uno de los sectores con mayores dificultades para incrementar la productividad y el valor añadido, con «contratos diarios y precarios». De hecho, todos los expertos consultados apuntan a la renta media de la Región de Murcia, a una distancia ya de casi 17 puntos de la media nacional, como uno de los grandes lastres de la economía regional. «Y la renta media está asociada a la baja productividad», analiza Israel Sancho.

Problemas «estructurales»

En este sentido, la «temporalidad» que caracteriza los muchos puestos de trabajo creados en los últimos tiempos, así como la «poca inversión» en capital humano de la Región de Murcia, son otros de los obstáculos que impiden «una adecuada formación de los trabajadores que pueda generar un incremento de la productividad», apunta el catedrático de Análisis Económico de la UMU, José García Solanes.

Todos estos aspectos influyen en la posición de «debilidad» de la Región de Murcia frente a los vientos cambiantes de la ecomomía. Una debilidad que no es «coyuntural», según Israel Sancho, sino «estructural», lo que hace que la Región sufra más que otras comunidades los vaivenes económicos. Problemas de raíz como la baja productividad, el poco valor añadido de los productos que generamos o la baja formación de los trabajadores que, en palabras de García Solanes, hacen que «podamos empujar más en momentos de expansión, pero suframos mucho más que otras regiones los 'shocks' económicos». Como el que estamos viviendo en este momento por el 'Brexit' y la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El doctor en Historia Económica y profesor de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Murcia, Miguel Ángel López-Morell, ve «normal» que las previsiones de crecimiento superiores al 3% se hayan desplomado finalmente a la mitad, pasando de la cabeza a la cola del tren del desarrollo nacional. Normal, claro, cuando una región «no tiene anclajes económicos sólidos que permitan un crecimiento estable y sostenido». Según López-Morell, la Región de Murcia «ha crecido mucho a corto plazo en los últimos años porque venía de una situación depresiva y en un momento dado se apuesta por una actividad muy intensiva como la construcción, confiando mucho en ese modelo». López-Morell también pone el acento en el hecho de que «los murcianos estamos en el 83% de la renta media nacional. Es decir, a 17 puntos de la renta per cápita del español medio. Y esto es una consecuencia de nuestro tejido productivo, que no da más de sí y que tiene sectores sin mucho valor añadido. De hecho, hay sectores que ahora están tirando de la economía al 12% y al 15% y a los que en su momento no se les prestó la atención necesaria, como el sector químico regional. La industria genera ahora mismo cuatro veces más que la agricultura. El futuro de la Región debe ir enfocado a un sector químico tecnológicamente avanzado y a una apuesta por la economía del conocimiento», apunta el doctor en Historia Económica.

López-Morell también es de los que reclama «formar mejor a la población», porque la Región de Murcia «deja mucho que desear en cuanto a capital humano». En opinión del exdiputado de Ciudadanos en la Asamblea Regional, «se ha hecho un esfuerzo importante en el ámbito universitario, pero se ha dejado un hueco en niveles intermedios. No puede ser que haya muchísimos más estudiantes universitarios que alumnos de Formación Profesional, que también son muy necesarios para un salto tecnológico», subraya López-Morell, quien coincide en señalar la «precariedad de los contratos laborales firmados en los años de creación de empleo» como uno de los factores que repercuten negativamente en el crecimiento económico.

Claves para mejorar

Para que la productividad avance «a un ritmo adecuado» -y, por ende, la economía regional-, José García Solanes aporta varias recomendaciones. En primer lugar, la Región debería contar con «empresas más grandes, que son las que invierten más en I+D+i y en tecnología». Por otro lado, las administraciones públicas tendrían que «aumentar el gasto en la formación del capital humano». Y, por último, la patronal y los sindicatos deberían buscar acuerdos para «mejorar el mercado de trabajo». Con todo ello, quizá, podríamos fortalecer esos «pies de barro» de la economía regional.

«Las cifras están sometidas a revisiones posteriores; lo estamos haciendo bien»

El consejero de Hacienda del Gobierno regional, Fernando de la Cierva, coge con pinzas los datos del informe de Contabilidad Regional del INE. Según De la Cierva, son cifras «de primera estimación y, por tanto, están sometidas a revisiones posteriores, por lo que deben tomarse con mucha cautela, ya que pueden variar mucho hasta que se publiquen los datos definitivos. Los datos del PIB y los datos de empleo suelen ir de la mano», según De la Cierva.

Las previsiones de crecimiento para la Región elaboradas por entidades independientes, como son Ceprede y BBVA Research «siguen otorgando a la Región un crecimiento en torno al 3%, que viene avalado por las cifras de creación de empleo. El servicio de economía de la Consejería de Hacienda también elabora su propia estimación de crecimiento, «con un aumento del 2,6% del PIB regional para 2018», subrayó De la Cierva. Con «23.600 parados menos que hace un año, es cierto que queda mucho por hacer, pero lo estamos haciendo bien, mejor que el resto de España», zanjó el consejero.

Y todo ello a pesar de que, según fuentes del Gobierno regional, el Ejecutivo de López Miras ha pedido al INE que «revise» los datos del informe de Contabilidad Regional porque «no cuadran». Apuntan las mismas fuentes a los informes de la Autoridad Fiscal Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que sitúan a Murcia como una de las comunidades que más crece en el primer trimestre de 2019.