Piden penas que suman casi 80 años de cárcel para tres hombres por matar a una pareja en Caravaca

El presunto homicida, Juan A., a su llegada al juzgado en 2016./Javi Carrión / AGM
El presunto homicida, Juan A., a su llegada al juzgado en 2016. / Javi Carrión / AGM

El doble asesinato ocurrió en abril de 2016, en el paraje Rincón de Guitarra

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Juan A.A., conocido por el sobrenombre de 'El Orejas', un carpintero arruinado que en sus últimos días en libertad de ganaba la vida con lo poco que le daba un puesto de hamburguesas, se enfrenta a una petición de casi medio siglo de prisión como supuesto autor de uno de los crímenes más célebres de los últimos años en la Región: el asesinato a tiros del pastor José Navarrete, alias 'El Parriel', y de su novia Encarna Torrente. 'El Orejas' y su excuñado, quien presuntamente le prestó el arma, así como un hermano de este último, comenzarán mañana a ser juzgados en relación con estos hechos.

El luctuoso suceso fue cometido en la medianoche del 15 de abril de 2016 en una finca rústica situada en el paraje Rincón de la Guitarra, en Caravaca de la Cruz, en la que residían ambas víctimas. La pareja fue cobardemente asesinada por disparos de escopeta efectuados casi a bocajarro, y de manera sorpresiva, por lo que en apariencia no tuvieron la menor opción de defensa.

En el relato que la Fiscalía recoge en su escrito de acusación se deja constancia de que 'El Orejas y 'El Parriel', que habían sido amigos en tiempos, se habían enemistado a raíz del robo de 2.000 euros que este había sufrido en su finca. El pastor estaba convencido de que su antiguo colega y empleado era el responsable de la desaparición de ese dinero, procedente de la venta de unas ovejas, ya que era el único que conocía que lo había escondido entre unas pacas de paja para el ganado.

La denuncia que presentó contra el sospechoso por esos hechos, sumada a la que a su vez le puso este por unas presuntas amenazas de muerte no hicieron sino tensionar más la situación entre ambos.

Siempre según el representante del Ministerio Público, 'El Orejas' se desplazó a hasta la diputación cartagenera de La Aparecida para verse con Dionisio V.T., quien sería conocedor de la mala relación existente entre quien había sido su cuñado y el pastor de Caravaca y habría accedido a prestarle una escopeta de caza que presuntamente guardaba en su casa pese a no tener licencia.

Tres días más tarde, el viernes 15, el acusado citó a 'El Parriel' en un bar de Caravaca con la pretendida intención de hablar con él, aunque según el fiscal no era más que un ardiz para alejarlo de su finca. De esta forma, mientras el pastor y su novia esperaban en el local, 'El Orejas' se habría desplazado hasta la granja del Rincón de la Guitarra y habría aguardado, escondido en el porche, la llegada de la pareja.

Ya cerca de la medianoche, cuando se convencieron de que Juan A.A. no iba a acudir al bar, José y Encarna se encaminaron hacia su casa, donde les esperaba la muerte. Así, cuando el pastor se encaminó a abrir la puerta, recibió un disparo en un costado, realizado a una distancia máxima de metro y medio, que le causó la muerte en el acto. Seguidamente, 'El Orejas', con la intención de que la mujer no lo delatara, se habría encaminado hacia ella y le habría disparado por la espalda, quitándole la vida también al instante.

Tal y como desveló 'La Verdad' en su día, la pérdida de un recibo de un bar, que 'El Orejas' extravió en el lugar del crimen, ofreció la pista definitiva para detenerlo, ya que una de las empleadas del local lo reconoció sin fisuras como la persona que había realizados esas consumiciones.

Mientras el presunto autor material se enfrenta a una pena total de 49 años de prisión por dos asesinatos, el dueño de la escopeta, Dionisio V.T., afronta una petición de 26 años como presunto cooperador en la muerte de 'El Parriel' y por un delito de tenencia ilícita de armas. Su hermano, Demetrio Luis V.T., el fiscal pide tres años de cárcel por las armas sin licencia que se hallaron durante el registro en su vivienda.