Piden penas que suman tres años al conductor que alteró el orden en San Javier

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

La Fiscalía solicita penas que suman tres años para el conductor que fue detenido el pasado domingo en Santiago de la Ribera por los supuestos delitos de desobediencia a agentes de la autoridad, alteración del orden publico y amenazas a un policía local de San Javier. El escrito de acusación del Ministerio Público considera que F. P. A., de 26 años, condujo su Seat Córdoba por la plaza Puerta del Mar «poniendo en concreto peligro la vida de los peatones que acudían a un evento deportivo».

Un policía local se encontraba regulando el tráfico en la citada plaza, con motivo de la celebración de la Triatlón TriWhite. El escrito del fiscal, al que ha tenido acceso 'La Verdad', relata que este joven pasó por la rotonda que hay en esta zona «a gran velocidad» hasta en cuatro ocasiones. Cuando el acusado detuvo su vehículo y fue requerido por el agente, comenzó a dedicarle todo tipo de amenazas y desprecios: «Eres un municipalillo (...), te voy a reventar (...), vienes a por mí y están pasando un kilo de 'coca' por delante de tu cara (...)».

El fiscal relata que fue trasladado al cuartel de la Guardia Civil y allí se le instó a someterse a los test de alcohol y drogas, pero F. P. A. espetó a los agentes: «Yo no voy a soplar a nadie». El escrito solicita la apertura de juicio oral y propone imponer al conductor la pena de un año de prisión por un delito de resistencia y desobediencia a la autoridad; un año de cárcel por conducción temeraria y otro año por negarse a hacer los test de alcohol y drogas. También solicita que se le retire el permiso de conducir y que durante un año se le prohiba acercarse a menos de 300 metros al policía local que presuntamente amenazó.

Solo quería aparcar

El joven conductor quedó ayer en libertad con cargos tras prestar declaración en los juzgados de San Javier, en presencia de su abogado, Pablo Ruiz Palacios. «Conducía por la plaza Puerta del Mar, pero no a gran velocidad, di un par de vueltas para entrar a mi casa porque estaba todo cortado», declaró F. P. A., de 26 años.

Su abogado defensor precisó que su cliente solo quería aparcar en su casa y discutió por ello con el agente. «Para la gravedad de los hechos que se le imputan y una acusación tan potente, la prueba es bastante débil», argumentó. «El atestado solo incluye las manifestaciones de los policías locales, no figura ni un testigo ni hay fotografías». Ruiz Palacios zanjó que «me parece desproporcionado haberle tenido en el calabozo 24 horas».

 

Fotos

Vídeos