Pide que le otorguen la incapacidad para trabajar porque no se puede adaptar a las nuevas tecnologías

Palacio de Justicia, sede del TSJ de Murcia./LV
Palacio de Justicia, sede del TSJ de Murcia. / LV

El demandante ya tenia reconocido un 58 por ciento de minusvalía por retraso mental ligero

EUROPA PRESS

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un mecánico de profesión que pidió la incapacidad absoluta para toda clase de trabajo al asegurar que sufre una minusvalía de nacimiento y le resulta imposible adaptarse a los cambios tecnológicos.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, confirma la dictada por un juzgado de lo Social de Murcia que rechazó su demanda y absolvió al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), al que había solicitado la incapacidad absoluta o, subsidiariamente, la incapacidad total para su trabajo habitual de mecánico.

El juzgado declaró probado que el demandante tiene reconocido un 58 por ciento de minusvalía por el retraso mental ligero que padece por sufrimiento fetal en el parto.

La Sala de lo Social, al desestimar el recurso, dice que de las pruebas aportadas al proceso no se desprende que esté impedido para el desarrollo de toda profesión u oficio ni para el ejercicio de su profesión habitual de mecánico.

Y añade que el retraso mental producido al nacer no le ha impedido trabajar como peón especializado en un taller de chapa durante más de veinte años.

Y añade que «la dificultad para adaptarse a determinados cambios introducidos en un concreto puesto laboral no justifica la pretendida declaración de incapacidad permanente, puesto que conserva la misma capacidad para seguir desarrollando su profesión de peón, sin que se haya producido ningún cambio en su situación funcional».

En su demanda, el ahora apelante aseguró que esa imposibilidad de adaptarse a los cambios tecnológicos le había producido una depresión.