Un tribunal alemán condena a cadena perpetua al 'Caníbal de Rotemburgo'

Ya fue condenado en enero de 2004 a ocho años, pero la sentencia fue apelada por el fiscal por considerarla demasiado benevolente

COLPISAAFP | FRÁNCFORT
Un tribunal alemán condena a cadena perpetua al 'Caníbal de Rotemburgo'/
Un tribunal alemán condena a cadena perpetua al 'Caníbal de Rotemburgo'

El técnico informático Armin Weiwes, más conocido como el caníbal de Rotemburgo, ha sido condenado hoy a cadena perpetua por una corte de Francfort por el asesinato del ingeniero Bernd Juergen Brandes, a quien descuartizó y devoró por impulsos sexuales.

Meiwes, de 44 años, había declarado ante los jueces que Brandes, de 43, le pidió, en un último deseo antes de morir, que lo matara. El macabro acto fue perpetrado durante la noche del 9 al 10 de marzo de 2001 en la casa de Meiwes , en la localidad de Rotemburgo.

Este es el segundo juicio que afrontó el caníbal de Rotemburgo, quien ya fue condenado en enero de 2004 a ocho años y medio de prisión por homicidio a petición de la víctima, sentencia que fue apelada por el fiscal por considerarla demasiado benevolente.

La Corte Suprema Federal de Justicia de Alemania siguió la argumentación del fiscal y ordenó en 2005 un nuevo juicio, por entender que en el primero, la corte de Kassel no había tenido en cuenta varios indicios agravantes del caso.

La acusación reclamó cadena perpetua para el caníbal de Rotemburgo, por asesinato con agravantes, por lo que probablemente Meiwes no pueda salir de la cárcel a los 15 años de cumplir condena, tiempo máximo que pasan los procesados entre rejas aún cuando sean condenado a prisión de por vida.

Escenas macabras

Meiwes y Brandes, ambos homosexuales con diferentes grados de perversión sadomasoquista, se conocieron a través de internet y mantuvieron relaciones íntimas aquella noche en la casa del primero.

Después de seccionar el pene de Brandes, Meiwes y su víctima comieron juntos el órgano sexual, que habían asado a la plancha y condimentado, filmando las espeluznantes escenas con una cámara de vídeo.

Cuando el ingeniero berlinés se encontraba ya en estado de inconsciencia y casi agonizante, el caníbal le asestó una cuchillada en el cuello para rematarlo, tras lo cual lo descuartizó y guardó sus partes anatómicas en el congelador para consumirlas en los días siguientes.

Meiwes, quien siempre admitió de plano todos los hechos ante los magistrados, devoró 20 kilos de la carne de Brandes, condimentándola con salsas y acompañándola de patatas. En 2002 estaba buscando una nueva víctima cuando un estudiante que había respondido a otro aviso suyo por internet lo denunció a la policía, dando comienzo así a las investigaciones del caso, único en la historia de la justicia penal alemana.

Impulsos sexuales

Los magistrados de la Audiencia Provincial de Francfort están convencidos de que Meiwes actuó por impulsos sexuales. El fiscal argumentó que el caníbal se imaginaba estar produciendo una "película espectacular" para satisfacer sus instintos sexuales posteriormente.

Dos peritajes psiquiátricos confirmaron que Meiwes padece graves trastornos mentales, pero declarándolo sin embargo jurídicamente imputable, es decir responsable de sus actos y consciente de sus consecuencias.

Los abogados defensores de Meiwes argumentaban que su defendido no era culpable de asesinato, sino de "homicidio por encargo", lo que hubiera sido condenado con una pena de cinco años de cárcel como máximo.

En este caso la corte tampoco no tuvo elementos jurídicos suficientes como para remitir a Meiwes a un hospital psiquiátrico para ser sometido a terapia.

El macabro caso ha suscitado entretanto la composición de una pieza musical de rock y la producción de una película de horror sadomasoquista, cuya proyección ha sido prohibida en Alemania por otra corte de justicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos