El regalo de dos osos panda abre viejas heridas entre China y Taiwán

Los dirigentes de la isla consideran que aceptar la oferta china supondría poner en peligro su soberanía

AGENCIAS | TAIPEI
El regalo de dos osos panda abre viejas heridas entre China y Taiwán

La oferta de dos pandas hecha por China a Taiwán ha provocado un nuevo conflicto diplomático entre la antigua colonia y el gigante asiático y ha enrarecido aún más unas relaciones que se quebraron durante la guerra civil en 1949, cuando Taiwán obtuvo su independencia.

Así, un hecho que sería calificado como anecdótico entre otros países, se ha convertido en un asunto en el que se ven implicados temas tan complicados como la soberanía del pueblo taiwanés y la aspiración de reunificación por parte china.

Por ello, el primer ministro, Frank Hsieh, ha afirmado que es poco probable que la isla acepte la oferta de dos pandas porque hacerlo podría minar la soberanía de la isla.

China anunció la semana pasada que había elegido a una pareja de pandas para enviarlos a Taiwán y que habían sido ofrecidos el año pasado durante la visita de un importante líder de la oposición taiwanesa con el fin de fomentar el apoyo de la isla a una mayor relación con China.

Las fotos de los pandas de un año comiendo bambú fueron recogidas por los medios locales, despertando el interés de muchos taiwaneses. Sin embargo, Hsieh ha dicho hoy que es poco probable que se llegue a un acuerdo.

El asunto tiene especial relevancia ya que China ha donado un total de 23 pandas a países extranjeros, según la Administración china, pero cesó esta práctica en 1982. Así que el hecho de enviar dos ejemplares a Taiwán es una medida excepcional tras 24 años.

Hsieh y su partido, el Partido Democrático Progresista, consideran que gestos como el regalo de los pandas son intentos para minar la independencia de facto de la isla y generar las condiciones para la reunificación.

La clave de que este regalo chino se haya convertido en un conflicto radica en que, para que los pandas entraran en Taiwán, China tendría que acatar las normas de la Convención de Comercio Internacional de Especies en Peligro y permitir a Taiwán firmar un acuerdo como "país importador", algo que consideró una imposibilidad práctica. "China no podría acceder a reconocer a Taiwán como país" independiente, según Hsieh.