Rajoy pide a Zapatero que diga "no" a la OPA de Gas Natural del "señor Montilla"

Insiste en que los socialistas deben rechazar la operación empresarial atendiendo al criterio manifestado por el Tribunal de Competencia

EUROPA PRESS | MADRID

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pedido hoy al presidente del Gobierno que diga "no" a la OPA de Gas Natural sobre Endesa que, en su opinión, "no es la OPA de una empresa sobre otra empresa", sino la del "señor Montilla". Avisaba además de que, si se llevase adelante esta operación, se produciría un "monopolio" en el sector que perjudicaría los intereses de todos los españoles.

Rajoy se pronunciaba así con la "legitimidad" que le otorga haber pertenecido a un Gobierno que no autorizó fusiones entre empresas como Iberdrola y Endesa, Hidrocantábrica-Fenosa y que se opuso a la OPA de Gas Natural sobre Iberdrola u otros intentos de Repsol. Así, reprochaba al Ejecutivo socialista que se haya convertido en "agente activo" de la OPA de Gas Natural y que haya propiciado que una institución como la Comisión Nacional de la Energía haya dado un "espectáculo" con su pronunciamiento al respecto, especialmente si se tiene en cuenta que su presidenta fue diputada socialista y miembro del PSC.

"Esto no es la OPA de una empresa sobre otra: es la OPA del señor Montilla, del Gobierno y del 'como sea'. Es una OPA en la que el Gobierno está trabajando activamente en favor de la empresa que la impulsa". Dicho esto, insistía en que los socialistas deben rechazar esta operación empresarial atendiendo al criterio manifestado por el Tribunal de Competencia y, sobre todo, haciendo gala de defensa del interés de los consumidores: Rajoy avisó que si se da el visto bueno a la OPA, se producirá un "monopolio en la práctica" en todas las comunidades autónomas.

"Esta OPA podrá ser buena para algunas empresas; podrá ser buena para algunos dirigentes políticos como el señor Montilla o el señor Rodríguez Zapatero, pero es mala para los consumidores", determinó el líder de la oposición. Además, advertía de que el Gobierno está haciendo "mucho daño" a los organismos regulatorios del sector y a la "credibilidad" de España en el exterior. "Ya hemos vivido algunas aventuras como la del señor Durao (Barroso); algunas discusiones en la Comisión Europea y en el Parlamento europeo. Esté asunto está ahora en los tribunales de Europa -argumentaba-. El Gobierno ya ha hecho suficiente daño a la credibilidad de nuestra economía como para seguir adelante en una operación radicalmente contraria a los intereses de los consumidores".

A continuación, Rajoy anunciaba que el Grupo Popular aprovechará mañana la Diputación Permanente del Congreso para solicitar las comparecencias de los ministros Montilla y Solbes por este asunto, así como de la presidenta de la Comisión Nacional de la Energía. Además, estableció que si se rechaza su petición se estará impidiendo la labor de control al Ejecutivo, puesto que se debe tomar una decisión antes de un mes y las sesiones parlamentarias no se reanudan hasta febrero. "Sería antidemocrático", remachaba.