Del Rivero: «Nuestro petróleo son 3.000 horas de sol»

Luis del Rivero posa en la plaza de Santo Domingo de Murcia. / Vicente vicens / AGM
Luis del Rivero posa en la plaza de Santo Domingo de Murcia. / Vicente vicens / AGM

El expresidente de Sacyr considera que «Corvera es un gran hito para el desarrollo de la Región, que tiene un potencial turístico bestial, aunque sorprende que no haya vuelos con Madrid»

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El empresario e ingeniero murciano Luis Fernando del Rivero, próximo a cumplir 70 años, está apartado de la primera línea, pero siempre activo. Fue uno de los 'padres' del aeropuerto de Corvera, cuando presidió Sacyr y ganó el concurso junto a un grupo de socios locales integrados en Aeromur. Dejó el aeródromo casi construido antes de salir de Sacyr y de que empezaran los problemas. No ha sido invitado a la inauguración. («Estoy encantado de que así sea, porque ahí no pinto nada», proclama). No obstante, le da la bienvenida al aeropuerto, que considera clave para el desarrollo de la Región, después del agua. Posee fincas en el Campo de Cartagena y sostiene que hay medios y sistemas para compatibilizar la agricultura -eliminando la salmuera y los vertidos- con la necesaria preservación del Mar Menor. Considera que la gente «está harta de lo políticamente correcto» y de las estructuras y administraciones paralelas que se crean «para colocar a los amiguetes», como la del cambio climático, del que dice que «ha existido siempre; si no, no habría glaciaciones». No se calla nada.

«Los regantes de la Región no son señores con boina, sino técnicos agrícolas e ingenieros, como los de Israel». «Los medios colaboran al triunfo de Vox, que se alimenta de la reacción de la gente contra las ruedas de molino» LAS CLAVES

-Cuando usted presidió Sacyr, ganó el concurso del aeropuerto con otros socios. ¿Qué sensación le produce que se abra, después de tanto tiempo y de todo lo ocurrido?

-Desde el año 1949, Murcia quería tener un aeropuerto civil. Recuerdo que a principios de los sesenta Alicante contaba con 30.000 vehículos matriculados, y Murcia, con 36.000, lo cual indicaba que la renta de nuestra provincia era un 20% mayor. Sin embargo, debido a que se construyó el aeropuerto de El Altet, pero no el de Murcia, el PIB de la provincia vecina es actualmente un 40% superior al nuestro. Y el gran motor fue ese aeropuerto. Murcia ha disfrutado de la Academia General del Aire, que es un gran centro de enseñanza, pero necesitaba un aeropuerto civil como el de Corvera. Es crucial para el desarrollo de la Región. En cualquier movimiento que hubo, siempre procuré estar. Aunque no he vivido las últimas fases y acontecimientos.

-Pero los ha seguido. El diseño inicial consistía en que un grupo privado sería el primero en España en gestionar un aeropuerto, frente a la red de Aena.

-También estaban Castellón y Ciudad Real, en otra línea... Sobre eso hay un análisis interesante. El gran problema de la Región, que es el agua, se ve entorpecido por el Estado de las autonomías. Sin embargo, con el aeropuerto, el Estado de las autonomías permitía construir uno, ya que habría sido quizás más complicado hacerlo bajo la óptica de un Estado unitario. Sobre el hecho de que el aeropuerto esté en la red de Aena, a veces lo mejor es enemigo de lo bueno. Para el turismo, lo mejor habría sido gestionarlo por alguien independiente de Aena. Lo importante al final es que se abra y, por lo menos, Aena es una solución. La adjudicación coincidió con un momento clave, ya que el anterior presidente de Aena es murciano (Jaime García-Legaz) y veía las cosas con simpatía.

-¿Qué futuro le augura a Corvera?

-Es un gran hito para la Región, mucho más importante a mi modo de ver que el AVE. Solo comparable, aunque menos, a tener resuelto el tema del agua. Para mi entender, el primer tema de la Región es el agua y después el aeropuerto. Y luego el AVE, por no ser menos que los demás... Resulta muy sorprendente que el aeropuerto esté sin vuelos con Madrid. Habrá que verlo...

«Disgustos» por su murcianía

-Hay una dependencia muy alta del turismo inglés, y el 'Brexit' puede tener un gran impacto. ¿Eso hace vulnerable el aeropuerto?

-Sí, pero en ese caso Aena es una gran entidad que puede absorber estos asuntos. Creo que es difícil sacar el Reino Unido de su situación geográfica. Todos los imperios tienen su nacimiento, su auge, su mantenimiento y su muerte. El 'Brexit' es como si los británicos intentaran hacerse el haraquiri. Creo que su sensatez práctica se impondrá para no mantener una postura muy rupturista con el continente.

-De haber seguido usted al frente de Sacyr, ¿se habría manejado la situación de otra forma para evitar el conflicto con el Gobierno regional y la pérdida del contrato?

-Es evidente que yo miraba las cosas de Murcia con una simpatía distinta. También me costaban mis problemas y disgustos con Sacyr, como sucedió con la autovía del Noroeste, la primera que se hizo con 'peaje en sombra' en un tiempo récord. Yo no era el dueño, sino el primer accionista, con el 13%, pero había otros socios importantes que me echaban en cara que me dejaba llevar por mis paisanos, que me llevaban al huerto. El aeropuerto fue otro de esos temas. Estoy seguro de que yo habría tenido una postura mucho más conciliadora para resolver la situación. Lo importante es que el martes se ponga en marcha el aeropuerto, que es la fuente de entrada de riqueza. Para mí, la mano derecha del desarrollo de la Región de Murcia es el agua, y la mano izquierda, el aeropuerto.

-Hubo otro punto de inflexión con del aval de 182 millones, que ahora han recaído en las arcas de la Comunidad Autónoma. Usted sí estaba en ese momento.

-En muchos proyectos de infraestructuras en los que entra la iniciativa privada las condiciones tienen que ser tales que permitan la financiación. De lo contrario, no hay infraestructura. Si es buena y necesaria, hay que estudiar las soluciones posibles en cada momento. Y en ese momento, sin el aval no habría habido aeropuerto. ¿Hubiera sido mejor no haber necesitado el aval de la Región de Murcia? Por supuesto, pero no habría habido aeropuerto. Hay que verlo con perspectiva de futuro, como sucedió en Alicante.

-Está al lado el 'monstruo' del aeropuerto de Alicante, que también gestiona Aena.

-Aena tiene que amortizar su inversión en Alicante, pero también es verdad que Corvera tiene unas capacidades grandísimas, muchas más que las de San Javier, que está constreñido. San Javier es la base militar con más vuelos de España y con más inexpertos, porque son cadetes que están aprendiendo.

Los «enemigos del progreso»

-¿Hay que apostar por los vuelos de mercancías en Corvera?

-No lo veo como un aeropuerto de mercancías, sino turístico, como El Altet, Son San Juan o los canarios. Nuestro petróleo son las 3.000 horas de sol y un mercado en Europa de 400 millones de señores que tienen vacaciones. Quitando las islas, Murcia es la provincia que más costa tiene de España, con el perímetro del Mar Menor. Tiene un potencial turístico bestial que hay que desarrollar, y para eso también es necesaria el agua, sin condicionantes. Con el agua, a Murcia le han nacido sus enemigos dentro, que son contrarios al motor máximo de desarrollo. Eso mismo le puede pasar el turismo.

-¿Quiénes son esos enemigos?

-La gente que siempre está en contra del progreso. Vienen de cualquier partido. Por ejemplo, la ministra de Fomento del PP se quejaba de las peticiones de los agricultores de Murcia porque decía: «Los agricultores de Murcia, esos que todos van en Mercedes». Y yo le replicaba: «¿Usted de qué partido es? ¿De Podemos o del PP?». Para cualquier gobernante sería excelente que todos sus agricultores fueran en Mercedes, y porque no pueden ir en Bentley...

-Usted tiene fincas agrícolas. ¿En qué situación ve el Tajo-Segura?

-Ahora existe una ola y un sentimiento de recentralización. El motor ha podido ser Vox, pero están montados el PP, y más o menos Ciudadanos. Todo ese movimiento de considerar España como una nación única es bueno para el Trasvase y el equilibrio hidráulico, que es la gran asignatura pendiente. Existen posibilidades de tener una ley que ampare unos trasvases de 5.000 hectómetros. No quiere decir que se hagan, pero sí que la legislación lo permita. No solo por la agricultura, también por el turismo. Comprendo que eso está en contra del Neolítico, cuando no había campos golf ni la gente tenía vacaciones...

La ley «mortal» de Narbona

-La desalación sigue a medio gas. ¿Qué posibilidades le ve?

-La ley que consideró las aguas desaladas como públicas fue mortal. Que las aguas sean públicas está bien bajo la óptica de la protección del dominio público hidráulico, pero cuando hablamos del mar, ¿dónde está el dominio público hidráulico? Está simplemente en la ambición estatalista de ciertos señores. La ley del año 2005 de Narbona fue matadora para la iniciativa privada. De no existir esa legislación, las desaladoras ya estarían construidas y funcionando; por supuesto, con los permisos adecuados. Le digo más, si la gente pretende ver a los regantes como unos señores con boina, que no saben hablar y que van pidiendo... Pues oiga, todo lo contrario. Los regantes de la Región de Murcia son ingenieros agrónomos, peritos y técnicos agrícolas. Son como los regantes de Israel, que esperan que el Estado no les ponga pegas. Sean de un partido u otro. Porque la exministra García Tejerina es el ejemplo más claro de obstrucción. Dije en una asamblea de regantes que por primera vez teníamos en Madrid un equipo antitrasvasista.

-¿Cuál es su pronóstico sobre Vox?

-Los medios están colaborando totalmente al triunfo de Vox, y la reacción de la gente contra las ruedas de molino alimenta a Vox. En sus mítines no verá a nadie del sistema, sino a la gente que se levanta a las seis de la mañana para trabajar; las caras de la España que trabaja, que es la que termina imponiéndose. Gran parte de la gente de Ciudadanos irá a Vox, de ahí la enemistad de Rivera con Vox. Y de ahí también que el PP de Pablo Casado intente poner freno a esa falta de conexión con los votantes. Para dotar de fuerza al PP está siendo muy importante la figura de nuestro paisano Teodoro García Egea. Demuestra tener los pies sobre la tierra, manteniendo al PP en su sitio junto con Casado.

«Llevan 15 años espiándome y no me han sacado nada»

Fernando del Rivero se considera «un residuo de la combustión económica, por haber dicho y defendido siempre las cosas claramente». Esta autodescripción viene a propósito de la última revelación de que el BBVA, cuando lo presidía Francisco González, pagó en 2004 al comisario Villarejo para investigarle. «Llevan quince años espiándome y no me han sacado nada. Siempre buscan lo personal».

-¿Cómo ha encajado la noticia de que fue espiado al parecer por el comisario Villarejo, por encargo del BBVA, cuando intentó hacerse con el control del banco?

-Pensé que estos temas solo los vería en el juicio final. La Caixa y Repsol emplearon a Villarejo para pincharme el teléfono, por haber hecho una operación de sindicación de Sacyr con Pemex que hubiera creado la primera petrolera privada del mundo en reservas. Eso fue tratado de forma torticera. Ahora, el tema de Villarejo en el BBVA permite observar que en mi operación estaban los descendientes de los fundadores del Bilbao y del Vizcaya. ¿Pero qué se transmitió?, pues que yo era una criatura de Zapatero y un amigo de Sebastián, y que pretendíamos sustituir a los presidentes de las empresas privatizadas. Se puede deducir la razón de los ataques del PP del momento, y de los medios, a una operación que pretendía poner raciocinio en el primer banco de España junto con el Santander, y que era además el primer accionista de Telefónica, Repsol, Iberdrola e Iberia. ¿Todo eso en qué se ha traducido? En que un señor que cogió el banco hace veinte años con un valor, lo ha dejado en un valor inferior, y que se ha llevado un plan de pensiones, que ha colocado fuera del banco, superior a 100 millones de euros. Ha causado un daño terrible a la segunda institución financiera de España y a la industria. Poco a poco se irá conociendo la verdad de este señor, empezando por su titulación argentina inicial. Hablo para iniciados.

 

Fotos

Vídeos