Dos mil murcianos ya cotizan de nuevo por el cuidado de sus familiares dependientes

Una persona dependiente junto a su cuidadora. /V. Vicéns / AGM
Una persona dependiente junto a su cuidadora. / V. Vicéns / AGM

La cobertura, a cargo del Estado, fue eliminada en 2012 y recuperada el pasado mes de abril

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Casi 2.000 personas -la inmensa mayoría mujeres- han vuelto a cotizar en la Región de Murcia por el trabajo que desempeñan como cuidadoras de sus familiares en situación de dependencia. Esta cobertura, que corre a cargo del Estado, fue incorporada a la Ley de Dependencia en 2007 pero, en 2012, en plena época de recortes, el Ejecutivo de Mariano Rajoy la eliminó. El pasado mes de abril, el Gobierno de Pedro Sánchez la recuperó y, desde entonces, 1.938 cuidadores no profesionales han vuelto a darse de alta en la Seguridad Social en la Región. En toda España, son más de 35.000 los nuevos afiliados. De ellos, el 89% son mujeres, y más del 60% superan los 50 años.

Las cifras de nuevos cotizantes son todavía bajas si se tiene en cuenta que en la Región hay 22.602 cuidadores no profesionales, de acuerdo a los últimos datos del sistema de la dependencia. De ellos, aproximadamente entre 9.000 y 10.000 cumplen con los requisitos para volver a afiliarse, según los cálculos que en su momento realizó el Ministerio de Trabajo. En concreto, para darse de alta, los cuidadores no pueden estar recibiendo ningún tipo de prestación -por ejemplo, la de desempleo-, ni estar cotizando en algún régimen de la Seguridad Social a tiempo completo.

Quedarían, por tanto, entre 7.000 y 8.000 cuidadores murcianos que aún no han realizado los trámites para empezar a cotizar pese a cumplir con los requisitos establecidos. Pueden presentar la solicitud cuando quieran, acudiendo a las oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Nueve de cada diez cuidadores son mujeres, y más del 60% superan los 50 años

La entrada en vigor de la Ley de Dependencia permitió que, por primera vez, los cuidadores -en su gran mayoría cuidadoras- pasasen a percibir una remuneración por un trabajo nunca antes reconocido por el Estado. Además de recibir esta prestación económica por cuidados en el entorno familiar, empezaron también a cotizar, de cara a poder cobrar en el futuro una pensión contributiva. En definitiva, miles de mujeres que habían sacrificado su vida laboral y asumido un gran coste personal por hacerse cargo de sus padres, hijos, maridos o suegros dependientes veían por primera vez reconocido este esfuerzo con una ayuda económica y su afiliación a la Seguridad Social. Pero pronto llegaron los recortes. La prestación sufrió un tijeretazo del 15%, y además el Estado dejó de asumir las cotizaciones.

A partir de ese momento, la gran mayoría se dio de baja de la Seguridad Social para no tener que afrontar el pago de las cuotas. De 177.348 personas dadas de alta en todo el país en el convenio especial de cuidadores se pasó a solo 7.496. El pasado mes de marzo, el Gobierno central aprobó la recuperación de las cotizaciones a cargo del Estado. Ese mes, en la Región de Murcia había apenas 409 cuidadores afiliados al convenio especial. A 31 de julio, la cifra es ya de 2.347, lo que significa que 1.938 personas se han dado de alta en todo este tiempo acogiéndose a la nueva cotización a cargo de la Administración. Nueve de cada diez de estos cuidadores son mujeres, según se recoge en la estadística del Ministerio de Trabajo, y más del 60% superan los 50 años.

El Gobierno calcula en unos 315 millones de euros anuales el coste de esta medida. La partida fue incluida en el proyecto de Presupuestos Generales, pero tras ser tumbadas las cuentas en el Congreso, el Ejecutivo optó por la vía del decreto.

El sistema bate récord de beneficiarios, al tiempo que sube la lista de espera

El sistema de la dependencia vuelve a batir récord de beneficiarios. Según datos a 31 de julio, 35.292 personas reciben en la Región alguna de las ayudas o prestaciones previstas en la ley, lo que representa un aumento del 3,6% a lo largo del último año. Pero también crece, al mismo tiempo, la lista de espera. Así, 4.966 murcianos -un 10,9% más que hace un año- aguardan su turno para empezar a percibir las prestaciones a las que tienen derecho.

La situación tiene poco que ver con el colapso que sufrió el sistema regional de la dependencia durante la dura etapa de recortes. En 2015, más del 30% de los dependientes con derecho a prestación se encontraban a la espera de recibir sus ayudas, en muchos casos con sus expedientes congelados durante dos o tres años. Ahora, ese porcentaje es del 12,3%, y Murcia se sitúa por debajo de la media nacional en cuanto a lista de espera. Sin embargo, los datos revelan un ligero empeoramiento desde julio del año pasado. En este tiempo, la Región ha pasado de ser la tercera comunidad autónoma con menor bolsa de dependientes sin prestaciones a ser la quinta. La Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales advirtió, en su último informe, de un estancamiento del sistema en Mucia y, de hecho, puntuó con un suspenso la gestión de la Comunidad. Las peores demoras se sufren en el acceso a los centros de día y residencias. En muchos casos, las esperas para una plaza pública superan el año, pese a que la ley prevé unos plazos máximos de seis meses.

En todo caso, el número de usuarios de centros de día y residencia ha crecido en los últimos meses, como también el de personas dependientes que hacen uso de la teleasistencia. Se incrementan, asimismo, los beneficiarios de ayuda a domicilio: ya superan el millar, aunque este servicio, que el IMAS desarrolla en colaboración con los ayuntamientos, sigue sin despegar en muchos municipios.