El personal del IMIB denuncia los sueldos mileuristas y la precariedad

Dos investigadores en uno de los laboratorios del IMIB. / javier carrión / agm
Dos investigadores en uno de los laboratorios del IMIB. / javier carrión / agm

Los profesionales valoran el paso dado con la creación de 33 plazas, pero exigen «salarios dignos»

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Investigadores y técnicos mileuristas, precariedad y, en definitiva, una lacerante desigualdad con respecto al resto de trabajadores de la Comunidad Autónoma. Es la situación en que se encuentra el personal del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) y de la Fundación para la Formación e Investigación Sanitaria (FFIS), según denuncia su comité de empresa. Como adelantó 'La Verdad', la Dirección General de Función Pública ha autorizado la creación de 33 plazas para dar estabilidad a parte de los profesionales, sobre todo al personal de las distintas plataformas -desde Genómica a los biobancos- que dan apoyo a los grupos de investigación del IMIB. Los representantes de los trabajadores valoran este paso, que culminará cuando se vayan convocando ofertas públicas de empleo para la provisión de estos puestos, pero lo consideran claramente insuficiente.

Con la medida anunciada, la FFIS-IMIB pasará a contar, en total, con 63 plazas de estructura, pero la plantilla asciende a 180 trabajadores, de acuerdo a los cálculos del comité de empresa. «A pesar de que el aumento de los puestos de trabajo de estructura ha sido muy importante, no cubre todas las necesidades de los departamentos y plataformas de la FFIS y del IMIB, y la dirección de ambas instituciones están trabajando para que se amplíe en los próximos meses», explica el comité en una comunicación interna a los empleados.

ALGUNAS CLAVES

FFIS-IMIB
El Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) no tiene entidad jurídica propia, sino que depende de la Fundación para la Formación e Investigación Sanitaria (FFIS). Los profesionales de las plataformas de la Comunidad que sirven de apoyo a los grupos de investigación del IMIB son por tanto trabajadores de la FFIS.
¿Qué son las plataformas?
El IMIB cuenta con 20 plataformas que constituyen la base sobre la que los grupos de investigación desarrollan sus proyectos. La Universidad de Murcia aporta doce de esas plataformas, y el resto son de la Comunidad. En esa lista figuran el animalario de La Arrixaca, los biobancos, la plataforma de Ensayos Clínicos, Genómica, Informática Biomédica, Patología, Proteómica y la Sala Blanca.
El personal
El IMIB cuenta con 47 técnicos de apoyo en sus plataformas, así como con 108 investigadores principales. Hay 41 investigadores postdoctorales y 472 investigadores colaboradores, la mayoría de ellos profesionales del SMS o de la UMU.

Junto a la precariedad por la falta de plazas estructurales, los sueldos de los profesionales son especialmente sangrantes. El IMIB, que pretende situarse en primera línea de la investigación biomédica en España, se sustenta sobre plataformas cuyos trabajadores son poco más que mileuristas. Un licenciado o graduado contratado como técnico de apoyo a algún grupo de investigación cobra, según el comité de empresa, 23.200 euros brutos al año. En catorce pagas, representa apenas 1.650 euros brutos al mes.

«Hay que pasar de estrategias huecas al apoyo con dotación presupuestaria», piden los trabajadores

Los diplomados universitarios y los técnicos de FP de grado superior se quedan en unos 18.300 y 16.000 euros brutos anuales respectivamente, denuncia el comité. Las diferencias con los profesionales del Servicio Murciano de Salud, con quienes comparten espacio en el complejo del Virgen de la Arrixaca y el campus de la Salud, son abismales. Un auxiliar sanitario del SMS con una FP o un graduado en ESO cobra unos 25.000 euros anuales, subraya el comité de empresa, más que un biólogo o un farmacéutico que trabaje para alguna de las plataformas del IMIB. El origen de esta situación está en los contratos temporales de los trabajadores de estas plataformas, ligados a proyectos de investigación financiados por el Instituto de Salud Carlos III. «La tabla salarial que adoptó el anterior equipo directivo del IMIB es la que tiene establecida el Carlos III como importe máximo que se puede justificar en sus convocatorias». Sin embargo, señala el comité de empresa, esto no debería suponer un límite, y pide a la Administración regional que busque «las fórmulas que sean precisas» para lograr «unos salarios dignos», de forma que «la diferencia con los puestos de trabajo de igual categoría en la Comunidad y en el SMS no sea tan injusta».

Al menos, una reforma legal aprobada por la Asamblea Regional permite que estos trabajadores puedan mantener su empleo mientras duran los proyecto de investigación a los que están ligados. En 2015, casi 50 profesionales estuvieron a punto de irse al paro porque habían llegado al límite de tres años de contrato temporal.

Ante las demandas de mejora salarial, la Consejería de Salud responde que «en el contexto de la investigación en España», los salarios de la FFIS y el IMIB «están en la media alta», lo cual define bien la situación que el mundo de la ciencia viene años denunciando. A diferencia de otros institutos, cuya financiación procede fundamentalmente de los proyectos que se obtienen, «las plataformas, la estructura de gestión y los investigadores principales estabilizados del IMIB y la FFIS están financiados por la Comunidad y el SMS», señala la Consejería.

Una posible homologación

Mientras la situación de los trabajadores con contratos ligados a proyectos de investigación sigue en el aire, los profesionales que pasen a formar parte de la estructura -una vez las plazas creadas salgan a oposición- sí tendrán más posibilidades de mejorar su salario, aunque todavía no hay compromisos claros por parte de la Consejería, lamenta el comité de empresa. «Se podrá plantear un proceso de homologación salarial», explican estos representantes. Pero para ello será necesario, primero, sentarse a negociar. La FFIS-IMIB ni siquiera tiene todavía un convenio colectivo, aunque existe el compromiso de sacarlo adelante. «Todos sabemos cuál es el estado de la investigación en nuestro país después de unos años terribles, pero nuestros líderes, a los que se le llena la boca hablando de la importancia de la investigación, de lo crucial que es para el desarrollo de nuestro país y de nuestra región, han de pasar de las palabras a los hechos, de planes y estrategias huecas a programas de fomento y apoyo con dotación presupuestaria», subraya el comité de la FFIS-IMIB.

Los profesionales reclaman la puesta en marcha de la carrera investigadora, prometida por el director gerente del SMS, Asensio López, durante la inauguración de las III Jornadas Científicas del IMIB, el mes pasado. «Es preciso que se nos abran posibilidades de promoción profesional, de carrera profesional, de trienios y sexenios, ¿o acaso esperan que una organización como la FFIS-IMIB tenga a su personal permanentemente congelado?», se preguntan los trabajadores.