«Ver las películas desde el gallinero costaba unas cuatro pesetas»

Eusebio García y Antonio Rico./ LV
Eusebio García y Antonio Rico. / LV

Antonio Rico, jubilado

MINERVA PIÑERO Murcia

Cuando en las películas del Oeste atacaban los indios, Antonio Rico (Mazarrón, 1954) pataleaba sobre los huecos escalones de madera del cine Teatro Circo. «Los críos hacíamos eso para que el gallinero retumbase», cuenta este antiguo empleado de una fábrica tomates, quien refleja su inquietud por mirar hacia el pasado en 'Mazcine. Historia gráfica del cine en Mazarrón', una exposición que ha realizado junto a Eusebio García. Después de que su compañero descubriera «un tesoro» en el interior de una caja de cartón -el prospecto de un filme de la década de los cincuenta- juntos decidieron dedicar su tiempo a la investigación. Ambos han conseguido recoger la existencia y el devenir de la docena de salas que, en algún momento del destino, abrieron sus puertas en Mazarrón.

-¿Cuántos carteles cinematográficos conforman la exposición?

-De los grandes, que miden más de un metro, unos setenta, y de los pequeños unos sesenta. Vamos, que en total serán unos 140 carteles. También hemos añadido biografías de los artistas del año 1890, que hacían cine mudo. Los críos de ahora ya no saben 'na' de eso.

-¿Dónde estaban situados los cines que han descubierto?

-Por el pueblo de Mazarrón estaba el Teatro Circo, por ejemplo. Ahora se encuentra en ruinas. Por otra parte, en el Puerto, desde el año 1915 al 1985, pusieron el Salón Serrano. También abrieron el Cine Playasol en 1976. A este, le echaron el cierre en el 88, pero su estructura está todavía en pie... Del 87 al 2004 también abrió sus puertas la Terraza de Verano Axial, sobre la que han construido pisos y casas. Y en el año 1950 abrió el cine Avenida. Cerró en el 2004. Todos los que hemos encontrado pueden verse en la exposición, en el centro cultural de Mazarrón. Estará abierta al público hasta el 26 de septiembre.

-¿Qué pasó en el año 2004 que cerraron tantos cines?

-Eso fue porque llegaron los vídeos y los ordenadores; cuando los zagales empezaron a bajarse las películas.

-¿Y en las pedanías también había salas?

-¡Claro! Toda la gente del campo iba al Acosta, al cine de La Majada. Lo abrieron en el 58 y lo cerraron en el 75. Además, pusieron el cine Román en Cañada de Gallego.

-¿Qué tipo de películas echaban?

-Pues en los años sesenta y setenta solían dar las del Oeste, ya que eran las que los críos veían más en el cine, como 'La muerte tenía un precio'. Por aquí también pusieron la versión más antigua de Tarzán. La gente salía de trabajar y se metía en las salas.

-¿Cuánto costaba ir al cine?

-En el gallinero, en la zona de arriba, que eso eran escalones huecos, valía cuatro pesetas. Sentarse en una butaca abajo, sin embargo, costaba seis pesetas.

-¿Qué películas se rodaron en Mazarrón?

-En el Puerto grabaron 'El extraño viaje', dirigida por Fernando Fernán Gómez, que es sobre un caso que ocurrió en Mazarrón. En un chalet muy conocido, un día aparecieron tres copas y dos cadáveres, así que faltaba un cuerpo. También hemos descubierto que en el año 1977 grabaron 'La Perla Negra' y que por estas calles se rodó 'Café, coca y puro', una película sobre espías. En ella, un grupo de terroristas planean asesinar a un general.

-¿Cuál es la pieza más antigua que haya encontrado?

-Un proyector de cine mudo del año 1915. Estaba en el Teatro Circo.

-¿Cómo eran las fachadas de aquellos cines?

-Pues en ellas ponían el prospecto de las películas a lo grande, con carteles de un metro y pico. También se repartían pequeños folletos por las tiendas con el nombre de la cinta y del cine en el que la daban.

-¿Alguno de estos cines sigue en funcionamiento?

-El único que sigue funcionando es El Bahía, que abrió en el 83. Ahora, ahí echan todas las películas modernas. Pero es un cine de verano. Lo cerraron el jueves pasado y hasta el año que viene no lo volverán a abrir.

-¿Y usted, qué recuerda de aquellos años?

-Pues de que los cines de antes solo ponían dos pases y de que a las doce cerraban la emisión, por ejemplo. Y de que en aquella época, antes de que empezaran las películas daban el nodo, que era como una especie de telediario de unos cinco minutos. Yo creo que era obligatorio que lo pusieran, la verdad, porque siempre aparecía. También ponían algunos anuncios, como los del Norit.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos