La patronal detecta que la economía regional coge vuelo tras la desaceleración de 2018

José María Albarracín. / v. Vicéns
José María Albarracín. / v. Vicéns

Croem destaca en su último boletín que la actividad «gana tracción» en el primer semestre del año gracias al empuje de los servicios

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJO

La patronal regional Croem aportó ayer un rayo de optimismo sobre la situación económica de la Región de Murcia, al certificar la superación del bache que atravesó en 2018 y asegurar que en el primer semestre del actual ejercicio da muestras de un renovado vigor. Según expone en el Boletín de Coyuntura Económica correspondiente al segundo trimestre de 2019, publicado ayer, «tras un año 2018 en el que la economía de la Región de Murcia experimentó una notable desaceleración de su crecimiento, en el primer semestre de 2019 se revierte la situación y se recupera parte del vigor perdido».

El análisis de la confederación empresarial recalca que entre enero y junio de este año «se produce un nuevo viraje de la situación, pues la economía gana tracción gracias al empuje de la actividad terciaria». A pesar de ello, Croem expresa una previsión moderada de crecimiento del PIB regional para el conjunto de 2019 del 2%, medio punto por encima del registrado el pasado año, pero muy por debajo de las predicciones realizadas por otros organismos, como el 2,8% del BBVA.

Algunos datos

2%
es la previsión de crecimiento del PIB regional de Croem para el año 2019, medio punto más que el pasado ejercicio.
4,2%
Ritmo de creación de empleo en los últimos doce meses en el área de la Vega Media, la más dinámica de la Región.
7%
Aumento de la cifra de negocio del sector servicios hasta mayo, la segunda más elevada de todas las comunidades autónomas.

El boletín económico resalta que la Región ha entrado, desde 2014, «en una fase alcista del ciclo económico y es capaz de mantener tasas de crecimiento positivas con cierta regularidad, más o menos acentuadas». Sin embargo, también persisten algunas amenazas latentes a causa de factores externos, como guerras comerciales, tensiones geopolíticas y un 'Brexit duro', que aportan un evidente riesgo de inestabilidad.

Los empresarios reclaman un nuevo plan industrial dotado de las inversiones necesarias

En contrapartida, la patronal también aprecia otros factores que podrían impulsar el crecimiento económico regional, «como la política monetaria todavía acomodaticia (con anuncios incluso de relajación adicional), las oportunidades que a medio plazo ofrecen los acuerdos comerciales de la Unión Europea (UE) con Canadá, Japón y Mercosur, la normalización del precio del petróleo (en niveles más contenidos que 2018), la mejora de la coyuntura económica española o el anuncio de importantes inversiones en el sector energético regional».

Por otra parte, la confianza empresarial medida por el Instituto Nacional de Estadística (INE) mejora levemente respecto al trimestre anterior, aunque se mantiene en niveles menos optimistas que en el mismo periodo de 2018. «Todo ello debería mantener inalterado el escenario central de la economía murciana, en un entorno de estabilidad con leve tendencia a la desaceleración», según vaticinan los empresarios.

Buenos resultados agrícolas

El análisis sectorial resalta el mayor protagonismo de los servicios, que aumentan su contribución al PIB regional, compensando así la ligera atenuación que experimenta el crecimiento de la construcción

La agricultura muestra por lo general buenos resultados, aunque la ganadería sorprende y arroja decrecimientos en la mayoría de sus camadas, y el sector industrial murciano dibuja una tendencia positiva a lo largo del primer semestre.

En cambio, la construcción prosigue su proceso de recuperación en el segundo trimestre, aunque a un ritmo más moderado que en el año anterior. En particular, la variable residencial muestra signos positivos tanto en indicadores de demanda como en la construcción de nuevas viviendas (si bien lejos de los niveles de mediados a la década pasada), mientras que la obra pública sigue creciendo beneficiada por la aprobación de importantes proyectos durante los últimos trimestres.

El boletín de Croem se detiene especialmente en las perspectivas favorables de la actividad terciaria, que ha ido ganando ritmo conforme avanzaba el año hasta alcanzar un aumento de su cifra de negocios del 7% hasta mayo, la segunda mayor tasa autonómica. Esta evolución viene impulsada por el turismo hotelero, el comercio y ciertas modalidades de transporte, que han compensado la debilidad de las ventas de vehículos. Por contra, en el sector financiero, se aprecia una caída de la actividad crediticia.

Con respecto al mercado laboral, los empresarios destacan que la Región de Murcia «se muestra vigorosa, con ritmo sólido de creación de empleo, superior al 4% en términos anuales y mejorando los resultados nacionales». De este modo, la tasa de paro sigue su trayectoria declinante (hasta el 13,3%, el 14% en España) para alcanzar su valor mínimo desde 2008, aunque con ciertas diferencias entre hombres (10,8%) y mujeres (16,7%).

El informe detalla que la creación de puestos de trabajo en los últimos doce meses se concentra principalmente en torno a cuatro ejes: Huerta de Murcia (+8.586 ocupados, 3,6%), Campo de Cartagena-Mar Menor (3.105, 2,7%), Guadalentín (2.789, 3,2%) y Vega Media (+2.082, 4,2%).

Entre los puntos negativos se alude al sector público regional y al déficit de la Comunidad Autónoma, que marca una trayectoria desfavorable en 2019, «no solo por la baja probabilidad de cumplir el objetivo fijado sino porque se han revertido los limitados avances de anualidades anteriores, ya que en abril se elevaba al -0,7% del PIB, prácticamente el doble que un año antes».

Mejorar la productividad

La patronal murciana aprovecha el boletín para plantear sus propuestas con el fin de mantener y fortalecer el crecimiento económico. Por un lado propone «poner en marcha las comisiones de seguimiento de las leyes de simplificación administrativa y aceleración económica para evaluar el impacto de su aplicación y corregir y mejorar lo necesario», «y seguir haciendo así de la Región un polo de atracción de inversiones, tanto del empresario murciano como de capital que venga de fuera».

Croen reclama, además, la aprobación de un plan industrial «dotado con los recursos financieros necesarios para que sea eficaz», al cual debería seguir una nueva planificación estratégica de desarrollo que aborde el periodo 2021-2027, así como la adopción de medidas para «equilibrar cuestiones de vital importancia para el crecimiento, como la productividad, de cuya media nacional estamos tan lejos ahora mismo».

Más información