El paso efímero de Valverde, De la Cierva y Del Amor

Los tres consejeros abandonan el Ejecutivo regional solo quince meses después de sus nombramientos

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Cuando un político es nombrado para ejercer un cargo público, debe tener muy claro que la política es efímera y su destitución puede llegar en cualquier momento. Eso les ha ocurrido a Pedro Rivera, Fernando de la Cierva, Miguel Ángel del Amor, Patricio Valverde, Adela Martínez-Cachá y Miriam Guardiola, los consejeros que abandonan el Gobierno regional.

Para Del Amor y Valverde, la experiencia política ha sido corta, pues López Miras los nombró en su última remodelación de la pasada legislatura, en abril de 2018. Lo mismo ocurre con Fernando de la Cierva, que volvía hace quince meses a la política tras haber sido consejero con Valcárcel y ahora sale de la Consejería de Hacienda sin haber tenido tiempo de hacer demasiado. Miguel Ángel del Amor es funcionario de carrera, mientras que Valverde estaba jubilado cuando el presidente lo reclamó para el Gobierno. De la Cierva puede volver a su puesto de interventor de la Comunidad.

Pedro Rivera, abogado, llevaba en el Ejecutivo regional desde 2016, cuando Pedro Antonio Sánchez lo designó como sustituto de Francisco Bernabé. Miriam Guardiola se centrará ahora en su puesto de portavoz adjunta en la Asamblea.

La salida más traumática es la de Adela Martínez-Cachá por el papel importante que ha jugado en el Partido Popular en los últimos años. Antes de entrar en política, en 2007, era profesora en la UCAM.