Los cuatro partidos cierran filas para defender la reforma del Estatuto de la «manipulación» de Vox

Víctor Manuel Martínez (PP), Joaquín López (PSOE), Óscar Urralburu (Podemos) y Miguel Sánchez (Ciudadanos)/
Víctor Manuel Martínez (PP), Joaquín López (PSOE), Óscar Urralburu (Podemos) y Miguel Sánchez (Ciudadanos)

PP, PSOE, Podemos y Cs denuncian «la manipulación» de la formación liderada por Santiago Abascal y pactan aprobar el nuevo texto el lunes

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

No hay vuelta atrás, salvo sorpresa que nadie espera. La Asamblea Regional ya ha convocado para el próximo lunes la comisión especial y el pleno que aprobarán la reforma del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia. Será la última actividad en la Cámara, que quedará disuelta el martes por la convocatoria de elecciones. PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos (Cs) tienen prácticamente cerrado el texto definitivo -a falta de una última revisión- con el que pretenden coronar una legislatura de gran consenso pese a la ausencia de mayorías absolutas. Y todo ello salvando la presión de Vox, que en plena precampaña electoral intenta desestabilizar al PP y a Cs con acusaciones de «introducir la ideología de género y la memoria histórica» en esta ley orgánica. «Desmontaremos la dictadura progre», amenaza el partido ultraderechista, que aspira a entrar en la Cámara con varios diputados la próxima legislatura.

Los responsables de la reforma insisten en que no improvisan nada, sino que culminan el trabajo iniciado por diputados en anteriores legislaturas

Los cuatro grupos parlamentarios actuales han cerrado filas ante lo que consideran «una manipulación» para intentar pescar votos en aguas que el propio Vox agita sin tregua en redes sociales desde que 'La Verdad' detalló el domingo el texto del nuevo Estatuto. Inicialmente consiguieron parte de su objetivo: los populares murcianos tuvieron que aclarar a Génova 13 que «nuevamente Vox juega a la confusión» con sus invectivas. El presidente regional del partido y de la Comunidad, Fernando López Miras, visitó ayer por sorpresa la Asamblea para, entre otros asuntos, respaldar el trabajo de sus cuatro diputados en la Comisión Especial de Reforma del Estatuto de Autonomía, presidida por la socialista Rosa Peñalver.

Retoques en el CES

El texto de la norma fundamental de la Comunidad quedó prácticamente cerrado en una reunión de cuatro horas que el lunes por la tarde celebraron los diputados encargados de revisarla, en la sede del Consejo Económico y Social (CES), en Murcia. Asistieron dos letradas de la Asamblea para disipar dudas legales y afinar en la redacción de algunos preceptos.

Ante las críticas de la extrema derecha, los populares calman a sus dirigentes nacionales La Cámara convoca comisión y pleno el 1 de abril para dar luz verde al nuevo texto

Finalmente, del borrador se cae un artículo contemplado para garantizar la libertad religiosa, ya que había discrepancias sobre la forma de expresarlo. Los diputados concluyeron que la Constitución ya ofrece suficiente seguridad en ese campo y pasaron página. Permanecen en el texto los asuntos discutidos por Vox. El artículo 14 está reservado para el 'Derecho a declarar la voluntad vital anticipada', es decir: a que se respete el derecho de una persona a la voluntad vital en el marco establecido por la ley, así como a recibir cuidados paliativos «de calidad y a vivir con dignidad el proceso de su muerte». El 18, el 'Derecho a la orientación sexual', respaldará «la no discriminación» por identidad sexual, también de acuerdo a la norma vigente. No es gran novedad, ya que así está contemplado por la Constitución y por la ley regional de Igualdad LGTBI, vigente desde 2016.

La redacción de ese último artículo también generó cierto debate. Finalmente, los diputados optaron por reproducir exactamente el mismo texto del Estatuto canario, el último aprobado en las Cortes por unanimidad de todos los partidos.

Tampoco habrá mención a la memoria histórica, sino a la «memoria democrática» como un derecho de los murcianos a conocer su historia como «patrimonio colectivo».

«Ciudadanos de la Región»

Los partidos hicieron hincapié ayer que «es el momento histórico de culminar un trabajo que no es improvisado, sino que recoge lo avanzado en esa materia durante las últimas tres legislaturas. Aquel trabajo que iniciaron otros diputados no cae en saco roto». En cuanto a las críticas de partidos aspirantes a la Asamblea, miembros de la comisión recordaron que el Estatuto «no es un marco cerrado, sino que una vez aprobado estará sujeto a continua revisión y actualizaciones, si fuese necesario». El nuevo duplicará el número de artículos del de 1982, recogerá el derecho al agua y a las energías renovables y no hablará de murcianos, sino de «ciudadanos de la Región de Murcia».