El TSJ paraliza la orden de expulsión de un inmigrante porque acaba de ser padre

EFE

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha suspendido provisionalmente, como medida cautelar, la expulsión de un ciudadano inmigrante acordada por la Delegación del Gobierno porque se encuentra empadronado en Murcia, donde vive con su pareja y con la hija común, que acaba de nacer.

La sentencia, que estima así el recurso que el afectado presentó contra la orden de expulsión, señala que en este caso se dan unas circunstancias que aconsejan que el interés de protección del hijo y de la unidad familiar deba prevalecer sobre el interés general de que se lleve a efecto la medida que la administración adoptó por encontrarse aquel en situación irregular en España.

La resolución del TSJ, a la que ha tenido acceso la agencia Efe, indica que este residente extranjero presentó también, entre otros documentos, un certificado del Servicio Murciano de Salud (SMS) sobre la atención prestada a su pareja durante la gestación y otro sobre su empadronamiento en la capital murciana.

País suramericano

La Sala comenta que el recurrente, natural de un país suramericano, sí acreditó indiciariamente que posee vínculos familiares en España que podrían verse alterados de forma significativa si se materializara la orden de expulsión. Algo que se ha tenido en cuenta.

Por tanto, estima el recurso que el afectado presentó contra la sentencia de un Juzgado de lo Contencioso de Murcia que rechazó su solicitud de que se acordara como medida cautelar la suspensión provisional de la orden de expulsión hasta que recayera sentencia.