Palmas y narices rojas para aparcar la intriga política

El coronel Arribas bromea con Pepa Astillero, de Pupaclown. / J. INSA
El coronel Arribas bromea con Pepa Astillero, de Pupaclown. / J. INSA

López Miras hace un guiño a Miguel Garaulet durante la interpretación de 'Si nos dejan', en un acto marcado por los rumores de pactos

Pedro Navarro
PEDRO NAVARRO

Paradójicamente, en un acto como el del Día de la Región de Murcia, que supone, sobre todo, una celebración del empuje y del buen hacer de la sociedad civil murciana, era difícil abstraerse del rumor de los pactos de gobierno que se negocian estos días en los despachos. 'El elefante en la habitación' dirían los sajones: ese tema espinoso que todo el mundo sabe que está ahí, pero del que nadie se atreve a hablar, al menos de manera abierta y concreta.

En esta situación de baile político, apenas vista en 37 años de Estatuto de Autonomía, dos elementos casi simbólicos consiguieron distraer a los asistentes al acto institucional del particular 'Juego de Tronos' regional. Por una lado, la nariz de payaso, arma utilizada por Pupaclown para conquistar la sonrisa de todos aquellos pequeños en lucha por salir de una situación delicada. «No sé cuántas fotos me han pedido ya hoy con ella», confesaba su presidenta, Pepa Astillero, justo después de posar con una pareja de policías y con un turista belga, un tanto extrañado. Por otro, 'La Parranda', himno oficioso de Murcia, que en la voz e instrumentos de Los Parrandboleros consiguió despertar el entusiasmo de los presentes este domingo en el Teatro Guerra de Lorca. «Viendo que la actuación era en 'playback' y que la gente venía sin pareja, porque el aforo era limitado, temíamos cierta frialdad, pero hemos comenzado con las palmas y nos han seguido rápidamente», confesaba el grupo.

La actuación de Los Parrandboleros y la simpatía de Pepa Astillero, de Pupaclown, conquistan a los asistentes

Antes, Fernando López Miras había aprovechado la interpretación de 'Si nos dejan' para girarse y repetir estas tres palabras, haciendo un guiño a Miguel Garaulet, portavoz de la comisión negociadora de Cs. Mientras, el consejero Pedro Rivera, pródigo en las redes sociales, grababa un vídeo en primera fila que amenazaba con colgar. Mano en alto con el móvil, dejaba ver los gemelos con el emblema de la RAF (Fuerza Aérea británica), con los que quería conmemorar el 75 aniversario del desembarco de Normandía.

Entre los grandes ausentes estuvieron Ramón Luis Valcárcel y el líder de Podemos, Óscar Urralburu

La jornada arrancaba para algunos más de dos horas antes. Entre los primeros en llegar, la comitiva de Cs, así como buena parte de los consejeros en funciones del Gobierno de la Región, dos grupos que mostraban buena sintonía.

'Pasarela Guerra'

En una 'pasarela' cargada de corbatas y trajes de chaqueta, dada la abundante presencia masculina, sobresalió el 'look' de la secretaria de organización naranja, Valle Miguélez, con un traje de color salmón, con pantalones y pedrería. Su atuendo fue posiblemente el más llamativo, junto al vestido negro de su compañera Isabel Franco, el rojo de la popular Isabel Borrego, el blanco de la consejera Miriam Guardiola y el azul con chaqueta en crudo de Esther Clavero, alcaldesa de Molina de Segura. La regidora llegó dentro del cortejo socialista que acompañaba a Diego Conesa y con el que interactuó fundamentalmente el candidato del PSRM. Después de él, López Miras fue el más tardío.

Mientras, los pocos vecinos congregados por casualidad en la plaza, básicamente jubilados, no tenían muy claro qué estaba ocurriendo. «¿El Día de la Región no es mañana?», preguntaba Salvadora, mientras Manuel corría a saludar al jefe del Ejecutivo autonómico al enterarse de qué era todo ese guirigay. «Pues no sabía que era de Lorca», confesaba a Miras este paisano, al tiempo que Juan Bautista conseguía 'colocar' entre los invitados algunas de las artesanías de esparto que realiza para completar su pensión.

Después de que el agente perruno 'Collie' revisara a conciencia el patio de butacas, en él se acomodaron, entre otros, los catedráticos de Medicina Pascual Parrilla y Pablo Ramírez, así como el que fuera decano de la Facultad José Antonio Lozano Teruel, y el actual rector de la UMU, José Luján. También el presidente de las cooperativas agrarias, Santiago Martínez, y el de los exportadores, Juan Marín, que llegaba junto a su pareja, Adela Martínez-Cachá. Tampoco faltó el presidente del Real Murcia, José María Almela, el obispo José Manuel Lorca Planes y los cónsules de Polonia y Ecuador. Solo acudieron dos expresidentes regionales, Alberto Garre y María Antonia Martínez, y se echó en falta a Ramón Luis Valcárcel y al líder de Podemos, Óscar Urralburu. Los uniformes de gala estuvieron muy presentes, dadas las distinciones a la Guardia Civil, aunque tampoco faltaron los de la Policía Nacional y la Armada. La cita concluyó con un vino español en un marco incomparable, como es el Palacio Guevara. Tras la gala, el elefante volvió a la habitación.