Un paciente recibirá 60.000 euros al quedarse incapacitado tras una operación

El hombre no había sido informado suficientemente de los riesgos de la intervención

EFEMurcia

Un paciente declarado en situación de incapacidad total para su trabajo, debido a las secuelas sufridas durante una intervención quirúrgica, tendrá que ser indemnizado con 60.000 euros por la aseguradora del Servicio Murciano de Salud (SMS), ya que no había sido informado suficientemente de los riesgos de la intervención. Así lo sentencia la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), que estima en parte el recurso presentado en nombre del enfermo por el letrado Ignacio Martínez, que había reclamado 250.000 euros por la juventud del paciente -36 años-, la entidad de las limitaciones que le quedaron y el dolor crónico que padece y que afecta su vida diaria y a su estado anímico.