Los vecinos denuncian robos y múltiples actos vandálicos en el barrio del Carmen de Alguazas

Una patrulla policial llega a la calle Zurbarán tras arder uno de los contenedores de la zona. /La Verdad
Una patrulla policial llega a la calle Zurbarán tras arder uno de los contenedores de la zona. / La Verdad

«Hay jóvenes que se dedican a romper coches y a quemar contenedores por la noche; queremos más seguridad», exigen los residentes

SÓCRATES SÁNCHEZAlguazas

Los vecinos del barrio del Carmen de Alguazas están hartos de los actos vandálicos que vienen sufriendo desde hace semanas. Los residentes no ocultan su temor y exigen al Ayuntamiento más seguridad y presencia policial en las calles. Quemas de contenedores, robos en el interior de vehículos y también en casas causan una situación de incertidumbre. «A veces no nos cogen el teléfono en el cuartel de la Policía Local porque hay falta de agentes. Muchas noches está cerrado», critican.

«Estamos viviendo una situación que no se sostiene por ningún lado y que no deseamos a nadie. Hay un grupo de jóvenes que se dedican a romper coches para robar en ellos y queman contenedores», denuncia Juani Moreno, vecina de este barrio del casco urbano. Lamenta, asimismo, que «hemos intentado hablar con el alcalde, Blas Ángel Ruipérez, pero siempre pone una excusa para no atendernos. Unas veces está fuera; otras, en una reunión de trabajo».

Los residentes llevaron a cabo dos movilizaciones el pasado año en señal de protesta por los actos vandálicos de este barrio y presentaron más de 700 firmas al Ayuntamiento y a la Delegación del Gobierno. Pero no ha servido de mucho. Inmaculada Gómez no aguanta más esta situación. «La delincuencia no para de crecer en las últimas semanas. Hace poco, en el parque del Reloj, una amiga tuvo que huir con sus hijos al ver a un hombre bajarse de una furgoneta blanca e intentar acercarse a los niños para que subieran. Por suerte, logró esquivarlos y se refugió en casa de una conocida. Después denunció los hechos», relata.

«Tengo miedo de salir al parque con mis hijos. Hay jóvenes fumando porros, hablando de droga y además he sufrido insultos y vejaciones por parte de ellos; es una situación violenta», relata Juani Moreno. «Al final me planteo salir a la calle con mi pareja, por miedo a que a mí o a mis hijos nos pase algo», añade esta residente de la zona.

Rafael Garrido es otro de los que están cansados de la oleada de actos vandálicos. «Se trata de una banda de jóvenes que queman contenedores y, cuando la Policía y los bomberos se encuentran ocupados con los fuegos, aprovechan para cometer los robos», sostiene. «También destrozan cristaleras de edificios públicos, como ya ocurrió en el multiusos de la plaza Paco Serna», añade. Lamenta, asimismo, que «estamos hartos; las personas mayores tienen miedo de salir a la calle a tomar el fresco por si les pasa algo».

Críticas de UxA y sindicatos

El concejal de Unidad por Alguazas (UxA), José Gabriel García Bernabé, critica que «hay bastantes turnos en los que la Policía no puede salir a patrullar; los agentes tienen que quedarse en el cuartel por la falta de efectivos que sufrimos en el pueblo».

El alcalde de Alguazas, Blas Ángel Ruipérez, mantiene que «no existe esa sensación de alarma». Asegura que «se trata de hechos aislados e incontrolables; unos episodios incívicos llevados a cabo por un grupo de jóvenes». En relación a la falta de agentes que denuncian los vecinos, el primer edil puntualiza que «siempre hay dos policías por turno. Contamos con un cuerpo de catorce agentes».

Los representantes sindicales del CSIF emitieron un comunicado de prensa en el que denunciaron «los escasos recursos humanos y materiales del Consistorio». Así, criticaron que «la falta de personal municipal afecta gravemente al departamento de la Policía Local. Durante este mes no se están cubriendo los servicios mínimos en el 48% de los casos. Seguiremos exigiendo la convocatoria de una Mesa General de Negociación para aprobar las condiciones laborales y económicas» que garanticen los servicios.

La presencia de heces obliga a cerrar un día la piscina

La piscina municipal de Alguazas tuvo que cerrar al público hace dos semanas debido a que un grupo de jóvenes saltaron la valla y defecaron en el vaso. Así lo confirmó el alcalde, Blas Ángel Ruipérez, quién relató que «esta instalación abrió con normalidad al día siguiente, tras la desinfección realizada, tal y como establece el protocolo». El regidor anunció que se instalaron varias cámaras de seguridad con el objetivo de evitar que vuelvan a repetirse estos actos, que ya ocurrieron varias veces el pasado verano. Pero la medida llevada a cabo no satisface a los vecinos, que lamentan que «las cámaras no serán suficientes para frenar esta ola de vandalismo». Por ello, reclaman que haya vigilancia en las instalaciones las 24 horas durante el periodo estival. «Es algo imposible porque supone un gasto muy elevado», apuntó el primer edil.