Un testigo asegura que el día del crimen de Abanilla no vio nervioso al acusado

Detención del presunto autor del crimen de Abanilla, en agosto de 2017./Alfonso Durán / AGM
Detención del presunto autor del crimen de Abanilla, en agosto de 2017. / Alfonso Durán / AGM

El fiscal solicita doce años y seis meses de prisión para el presunto culpable, además de una multa de 600 euros por la sustracción de la cartera y el teléfono móvil de la víctima

EFEMurcia

Un vecino de Abanilla, que poco antes del crimen ocurrido en diciembre de 2016 trasladó al presunto autor de los hechos a la pedanía donde vivía el fallecido, en Barinas, aseguró este jueves en la cuarta sesión del juicio que no vio nada anormal en él.

El testigo explicó que coincidió con el acusado, Pedro Antonio C., en un bar de la localidad y que le preguntó si lo podía llevar a Barinas, lo que así hizo. Y añadió que apenas cruzaron unas palabras en el trayecto, aunque no observó nada anormal en su comportamiento.

En esta cuarta sesión de la vista oral, que se desarrolla ante un jurado popular en la Audiencia Provincial de Murcia, intervinieron también los agentes de la Guardia Civil que participaron en la inspección ocular del taller de la víctima, J.M.L., donde este falleció como consecuencia de los golpes recibidos por una barra de hacer pesas y otro hierro en la cabeza. Ambos explicaron que el fallecido se encontraba en un gran charco de sangre y que también había restos de sangre en las paredes y en el mobiliario de la estancia.

Otro de los participantes en la prueba testifical fue el policía local de Abanilla que entró en el taller donde se encontraba el cadáver de J.M.L. Este declaró a la Sala que le impactó mucho el aspecto que presentaba la víctima y que desde el primer momento tuvo claro que se trataba de una acción violenta. La vista oral continuará este viernes con la declaración de los testigos de la defensa.

El fiscal, en sus conclusiones provisionales, tiene solicitada una condena de doce años y seis meses de prisión para el procesado como autor de un delito de homicidio. También reclama que se le condene al pago de una multa de 600 euros por la sustracción de la cartera y del teléfono móvil de J.M.L.