El tercer carril de Alcantarilla a Alhama obligará a ensanchar tres viaductos

El tercer carril de Alcantarilla a Alhama obligará a ensanchar tres viaductos

El Ministerio publica el proyecto, con un coste de 97,3 millones, un día después de anunciar las mismas obras entre Monteagudo y Orihuela

LA VERDADMURCIA

El proyecto de ampliación de la A-7 a su paso por la Región recibió ayer otro impulso. Solo un día después de que se anunciara el tercer carril entre Monteagudo y Orihuela, el Ministerio cumplió con el mismo trámite publicando en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el expediente de información pública y el proyecto definitivo del trazado para la ampliación del tramo entre Alhama y Alcantarilla. Afecta a un trayecto de 23 kilómetros y supondrá una inversión de 97,3 millones. Aunque se trata del último trámite, aún no hay prevista fecha de inicio de las obras. También está por decidir si se acometen con cargo a los Presupuestos o por vía concesional. Al igual que en el trayecto de Orihuela, el proyecto contempla medidas de máxima seguridad debido al elevado tránsito de camiones que soporta esa vía.

La A-7 en este ámbito cuenta con dos carriles por sentido y soporta un tráfico medio de 41.000 vehículos al día, que se incrementa hasta los 47.000 en julio. A partir de Alhama hacia Almería, la intensidad desciende hasta una media de 32.000 vehículos. La construcción de un tercer carril en ambas calzadas incrementará la capacidad de la autovía y mejorará su nivel de servicio, según el Ministerio de Fomento. El proyecto se localiza en los términos municipales de Alhama, Librilla, Murcia y Alcantarilla.

En la documentación técnica destacan las medidas de protección acústica, especialmente en Librilla con una inversión en pantallas antirruido que supera los 6 millones. Se prevé actuar sobre cuatro pasos inferiores y dos superiores, la ampliación de dos obras de drenaje, el ensanche de tres viaductos y la construcción de uno nuevo.

Remodelación de enlaces

El conjunto de trabajos incluye la construcción de terceros carriles en ambos márgenes, remodelación de enlaces, reordenación de accesos existentes, obras de adecuación de mediana que tienen por objeto mejorar la visibilidad y adecuación a la nueva normativa de barreras, actuaciones de regularización del peralte y actuaciones en todas las estructuras que requieran ampliación por los nuevos terceros carriles.

Cada una de las dos calzadas proyectadas estará constituida por 3 carriles de 3,5 metros cada una, arcenes exteriores de 2,5 metros, arcenes interiores de 1,50, bermas de 1,30 y mediana de ancho variable. Las obras incluyen la ampliación de las obras de drenaje transversal situadas bajo la autovía, al igual que los pasos inferiores.

Con objeto de mejorar la seguridad vial y cumpliendo la norma de trazado, se ha previsto la reordenación de algunos accesos existentes y la disposición de sobreanchos para mejorar la visibilidad en curvas. En esta misma línea, el proyecto contempla la instalación de una barrera de seguridad en mediana del máximo nivel de contención para evitar que pueda ser rebasada por un camión de gran tonelaje.

«Se trata de la enésima muestra de que el Gobierno de España trabaja codo con codo con el de la Región, con su presidente Fernando López Miras al frente, en atender a las necesidades de los habitantes de esta tierra», valoró el consejero de Fomento, Pedro Rivera, tras conocer el anuncio de las obras.