«Así tengo que subir y bajar las escaleras en el instituto de Archena»