Nadie supervisó las obras del pabellón de Mahoya que tiene vicios ocultos

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

En el expediente de las obras del pabellón de Mahoya en el que se han detectado vicios ocultos valorados en 223.127 euros «no consta» ni las copias de las actas de inspección para evaluar el desarrollo del proyecto, ni de las actas de recepción provisional de cada una de las tres partes en las que se dividieron las obras: pabellón; pista y graderío, y vestuarios. Así lo confirma el alcalde, Ezequiel Alonso, en las respuestas que ha dado al escrito de preguntas presentado por la edil del IUMA, María Dolores Saurín.

El artículo 52 de la Ley de Contratos establece que las administraciones «podrán designar un responsable del contrato al que corresponderá supervisar su ejecución». Pero el alcalde confirma que por parte del anterior equipo de gobierno del PP «no se designó responsable». El actual ejecutivo socialista ha incoado tres expedientes administrativos contra las dos empresas adjudicatarias «para determinar la responsabilidad de las deficiencias». Sin embargo, para Saurín no es suficiente porque la instalación está cerrada desde 2015 y los expedientes están abiertos desde hace tres meses. Por ello, en el Pleno del jueves interpelará al regidor acerca de «¿cuándo resolverá este tema?».

Al alcalde no le consta que el Ayuntamiento pagase la dirección facultativa de las obras, por lo que el IUMA también le preguntará «¿dónde está el resto de dinero del proyecto si los facultativos de la obra no cobraron?». Por último, Saurín interpelará a Alonso «si pueden firmar dos técnicos municipales una recepción de obra que no han vigilado ni inspeccionado».