El regidor de Abarán cobrará 8.600 euros al año y libera a cuatro ediles del tripartito

El coste anual con respecto a la anterior legislatura será de 5.500 euros más

JESÚS YELO

Cinco de los diez ediles que forman el tripartito (PSOE, UYD e IU) tendrán dedicación exclusiva o parcial. Así lo acordó ayer el Pleno extraordinario, cuyo único punto del orden del día fue el debate y la aprobación de las retribuciones e indemnizaciones de los miembros de la Corporación. El equipo de gobierno votó a favor de este punto, mientras que el PP lo hizo en contra y Vox se abstuvo. Los ediles con dedicación exclusiva serán Pablo Rodríguez, que cobrará 21.000 euros brutos, y Adrián Carrillo, que percibirá 26.250 euros en catorce pagas.

Los dos concejales que tendrán dedicación parcial son Isabel Pérez, que controla Atención Ciudadana, Festejos y Juventud y que cobrará 14.000 euros brutos, y Jaime Tornero Ramos, que dirige Urbanismo, Obras y Turismo y que percibirá 17.500 euros brutos; además del alcalde, Jesús Gómez Montiel, que cobrará al año 8.596 euros brutos distribuidos en catorce pagas.

La asistencia a los Plenos será retribuida con 200 euros por sesión. Y los cinco componentes de la Junta de Gobierno ganarán 250 euros por sesión. El alcalde, Jesús Gómez, estimó que «el coste anual con respecto a los cuatro años anteriores supondrá una subida de 5.500 euros al año, pero hay que tener en cuenta que este equipo de gobierno está formado por diez personas, cuando en el anterior solo había siete». Sobre las liberaciones, explicó que «lo que hemos hecho es una redistribución más acorde para reforzar las concejalías que requieren mayor tiempo».

En relación a la anterior legislatura, solo había dos concejales con dedicación exclusiva cuando el alcalde era Jesús Molina, y una desde febrero de 2018, cuando entró como regidor José Miguel Manzanares, cuyo sueldo era de 2.085 euros brutos.

Críticas del PP

La portavoz del PP, Noelia Gómez, consideró «injusto y desorbitado que haya cinco personas liberadas cuando en la legislatura anterior se inició con tres y finalmente se quedaron en dos. Lo que consideramos una falta de respeto es la bajada a 200 euros de los plenos como si el trabajo no fuera el mismo cuando estaban en la oposición en los últimos cuatro años; esto ha servido para crear más liberados».

El concejal de IU, Felipe García, replicó que «también es injusto para los cinco miembros que no estamos liberados, aunque cuatro de nosotros sí pertenecemos a la Junta de Gobierno Local y cobramos por ella».