El PSOE se abre a negociar con el gobierno local los sueldos de la Corporación

Vox mantiene su posición en contra «hasta que se rebaje un 10% el gasto de los políticos del municipio»

S. SÁNCHEZ

La situación de bloqueo que ha impedido hasta la fecha que el Pleno de Fuente Álamo apruebe las remuneraciones de la alcaldesa y los dieciséis concejales restantes podría solucionarse en breve. El portavoz del PSOE local, Antonio Jesús García, reconoce que «existen conversaciones» con los integrantes del gobierno local (PP y Ciudadanos) «para desbloquear esta y otras cuestiones cuanto antes, porque el trabajo debe ser retribuido y el Ayuntamiento tiene que recuperar la normalidad, aunque no sea con el mejor gobierno posible».

En los dos Plenos precedentes, la propuesta del gobierno local sobre «régimen de dedicación, retribuciones e indemnizaciones de los miembros de la Corporación», no pudo salir adelante. En la primera ocasión porque la sesión se suspendió; y el pasado 29 de julio porque fue rechazada con los votos de PSOE y Vox. Los socialistas argumentaron que la alcaldesa, Juana María Martínez, no les presentó la propuesta con antelación, mientras que la formación de Abascal insistió en que cualquier régimen de remuneración «debe sumar al menos un 10% menos al año de lo que se gastaba en la anterior legislatura».

Ahora, los socialistas están dispuestos a facilitar la aprobación de las remuneraciones mediante una abstención, «teniendo en cuenta criterios como la formación de los concejales, el trabajo que desempeña cada uno en la Corporación e incluso los salarios que han percibido de sus ocupaciones en la actividad privada», explican desde el PSOE. García Conesa considera que para definir estos criterios «sería muy conveniente establecer un estatuto del concejal en la oposición».

Para Vox, «la disposición del PSOE para aprobar las remuneraciones podría deberse a que reclaman responsabilidades y prebendas que aumentarían más el gasto político», aseguró su portavoz, Diego Jesús Martínez. Desde el gobierno local, el primer teniente de alcalde y portavoz de Ciudadanos, José Antonio Oliver, señaló que «existen conversaciones, pero todavía no se ha concretado nada». De entrada, añadió, ve «bien» el estatuto del concejal de la oposición que demandan los socialistas, aunque insistió en que «todo está por definir». Casi con toda seguridad, la nueva propuesta de la alcaldesa, que declinó hacer cualquier comentario sobre este asunto, se verá en el Pleno de septiembre.

La iniciativa que la regidora presentó contenía tres liberaciones completas para ella misma, el primer teniente de alcalde y un edil con delegación, a razón de 3.200 euros mensuales para los dos primeros y 2.100 para el tercero. El gasto anual llegaría a los 270.000 euros, similar al de la legislatura anterior.