Peligro en Fuente Caputa

Una pareja se da un baño en el paraje muleño de Fuente Caputa, el pasado viernes./ GUILLERMO CARRIÓN / AGM
Una pareja se da un baño en el paraje muleño de Fuente Caputa, el pasado viernes. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

La Policía Local vigilará el paraje para evitar que los bañistas salten desde las rocas altas. En las últimas semanas se han registrado tres accidentes, y el alcalde reclama a la Comunidad dos socorristas para atender la zona

MIGUEL LAJARÍN

Pasar los días de calor en las refrescantes pozas de Fuente Caputa entraña riesgos que en las últimas semanas han generado la polémica, después de que tres vecinos resultaran heridos tras tirarse al agua desde rocas que se encuentran hasta a diez metros de altura.

Los recientes accidentes han provocado que el Ayuntamiento de Mula haya decidido reforzar la vigilancia en el paraje natural y reclame ayuda a la Comunidad para habilitar un puesto de socorro en la zona. Para ello, la Policía Local estará más presente en la zona, sobre todo los fines de semana. Así lo confirmó a 'La Verdad' el alcalde, Juan Jesús Moreno, quien ha solicitado ayuda a la Comunidad Autónoma. «Nos gustaría contar con dos socorristas acuáticos y un vehículo de intervención rápida, como tuvimos hasta 2010, gracias al Plan de Vigilancia y Rescate en Playas y Salvamento en la Mar de la Región (Copla)», demandó el primer edil muleño.

Moreno explicó que el Ayuntamiento ha intensificado los servicios de limpieza y ha puesto nuevas señales para avisar a los bañistas del peligro de la zona. «Lo esencial es que dos socorristas vigilen a quienes se bañan, con el objetivo de que les indiquen cuáles son los riesgos para que no cometan imprudencia alguna», sostiene.

Las fantásticas pozas fluviales del paraje se encuentran junto a la rambla de Perea y a escasos kilómetros del embalse de la Cierva. También hay restos romanos, por lo que el espacio es uno de los principales destinos elegidos por los turistas y visitantes que se encuentran por la comarca. Entre ellos, Guillermo Fernández y Vanesa Belso. «Es un lugar maravilloso, nos gusta mucho venir. Y todos los veranos lo visitamos por lo menos dos veces», aseguran los jóvenes, que tienen claro que «lo esencial aquí es llevar cuidado con las rocas y no tirarse desde las zonas más altas, dado que uno puede hacerse daño».

Las personas que visitan la zona tienen claro que «hay que estar pendiente del suelo, porque resbala mucho y es fácil caerse». Sin embargo, la imagen de gente tirándose a las pozas desde las rocas más elevadas es habitual.

Heridos

Junto a una pequeña cascada por la que discurren las aguas, está sentada Obdulia Gomariz con un amigo que conoce bien las pozas. «Nunca había podido venir. Siempre me han hablado de Fuente Caputa, pero solo conocía el Salto del Usero, al que a veces va mi hija mayor», relata mientras escucha el agua caer. «Estoy súper contenta porque pensaba que eran mucho más pequeñas, pero son espectaculares», exclama mientras espera que su compañero regrese de dar una vuelta.

Detrás de ella, a unos metros se encuentran varios puntos desde los que se tiran los bañistas, a los que Gomariz mira con preocupación. «Todo esto es muy bonito, pero las imprudencias pueden tener consecuencias muy graves», alerta con tono de advertencia. «Todos los veranos hay heridos y, hace años, murió una persona. Lo esencial es tener cabeza y disfrutar del paisaje sin hacer locuras. No entiendo que la gente se tire de cabeza desde lo alto cuando el riesgo está claro». En la otra punta, un grupo de vecinos de Archena disfruta del agua. «Con el calor nos hemos animado a darnos un baño. Es mejor que el aire acondicionado», aseguran entre risas. Pero en un momento, en la conversación salen los tres incidentes recientes. Señalan una roca de unos cinco metros de altura, y comentan: «Desde aquí se tiran y es fácil hacerse daño. Hace años me caí yo y me quedé inconsciente», recuerda uno de ellos, mientras observa el paraje.